Fracaso de la fusión BBVA-Sabadell

La ruptura de BBVA y Sabadell se produce el día en el que Béjar pone en jaque a Torres en la Audiencia

La ruptura de BBVA y Sabadell se produce el día en el que Béjar pone en jaque a Torres en la Audiencia
El presidente de BBVA, Carlos Torres.

La fecha del anuncio de la ruptura de las negociaciones de fusión entre BBVA y Sabadell no puede ser más elocuente, puesto que este viernes declara de nuevo en la Audiencia Nacional Antonio Béjar, el único exdirectivo del banco vasco que ha asegurado que la cúpula tenía conocimiento de las operaciones encargadas a Villarejo. Una declaración que puede dejar a Carlos Torres a los pies de los caballos, y esa incertidumbre judicial ha tenido un notable peso en el fracaso de la fusión.

Las pegas del BCE a la presidencia de Torres en el banco fusionado por esta incertidumbre judicial habían dado alas a Sabadell para solicitar que su presidente, Josep Oliu, ocupara la copresidencia con poderes sobre ciertas áreas como auditoría, en vez de una vicepresidencia no ejecutiva como le ofrecía BBVA. Así, en el caso de imputación de Torres, el actual presidente de Sabadell se haría con todo el poder. Algo que BBVA no ha aceptado y que ha contribuido al fin de las conversaciones.

Como ha venido informando OKDIARIO, el BCE era reticente a poner al frente de una entidad tan grande como habría sido la fusión de BBVA y Sabadell a un ejecutivo con la espada de Damocles de una posible imputación que le obligara a dimitir de su cargo. Este ha sido uno de los motivos que han llevado al fin de las conversaciones junto a la presión del consejero delegado, Onur Genç, para no hacer la operación y el rechazo del Sabadell al reparto de poder, según diferentes fuentes.

¿Conocía Torres los servicios de Villarejo para BBVA?

La declaración de Béjar de este viernes puede ser decisiva en este sentido. Torres siempre ha defendido que no estaba en el banco cuando se contrataron los servicios de Cenyt. Pero los pagos a la empresa del excomisario Villarejo continuaron después de su nombramiento como consejero delegado en 2015, si bien él ha negado tener conocimiento de los mismos.

Pero el exdirector de riesgos puede poner patas arriba esta versión en su nueva declaración a petición propia. En la anterior, de julio de 2019, Béjar fue el único ejecutivo de BBVA que admitió conocer que Cenyt trabajaba para el banco, aunque matizó que él solo lo utilizó para investigar a clientes morosos y que desconocía que detrás de la empresa estaba Villarejo. Inmediatamente después de esta declaración, el banco lo despidió de forma fulminante de la presidencia de Distrito Castellana Norte (Operación Cahamartín) que ocupaba en ese momento.

Ahora, ha solicitado volver a declarar ante el juez Manuel García-Castellón porque la defensa de BBVA asegura que toda la responsabilidad de estos contratos era del propio Béjar y que actuó sin conocimiento de la cúpula de la entidad. El exejecutivo ha aportado diferentes documentos sobre el organigrama y los procedimientos internos del banco con el fin de demostrar que él no tenía poder para firmar esos contratos ni realizar esos pagos.

No obstante, Béjar retiró en febrero su demanda contra BBVA por despido improcedente en febrero de este año, lo que hace pensar en algún tipo de acuerdo entre las dos partes. Ninguna de ellas ha confirmado este extremo ni los términos de ese posible pacto.

Falta de colaboración de BBVA con la justicia

Por otro lado, como también ha informado OKDIARIO, el sumario del caso revela que BBVA ordenó a PwC que dejara fuera de su famoso informe ‘forensic’ a numerosas personas supuestamente espiadas por Villarejo, como el exvicepresidente de la CNMV, Carlos Arenillas, exministros como Almunia o Zoido y varios periodistas. Es más, su expresidente, Francisco González (que dimitió precisamente por su implicación en el caso) solicitó al juez que no diera acceso a Luis del Rivero (expresidente de Sacyr) a los documentos relacionados con su espionaje.

Este tipo de recortes en la información y la enorme tardanza en enviar dicha investigación interna al juzgado han valido a BBVA las recriminaciones del juez y de la Fiscalía por falta de colaboración con la justicia. En su último auto, García-Castellón encargó a la unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional realizar una serie de búsquedas en los documentos que BBVA no había facilitado al juzgado.

Lo último en Economía

Últimas noticias