Automoción

El Gobierno espera que los modelos eléctricos salven la planta de Nissan en Barcelona

La ministra de Industria, Reyes Maroto, señala que la empresa japonesa es una de las líderes del mundo en movilidad eléctrica y sostenible y que en ello coincide con las intenciones del Gobierno, que también quiere apostar por esta movilidad.

El Gobierno ha propuesto a la dirección de Nissan un plan de inversiones que garantice la viabilidad de sus plantas en territorio español. Tal y como ha señalado Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el Ejecutivo ha propuesto a la marca japonesa mantener el empleo con inversiones en movilidad eléctrica.

Esto ha dicho Maroto en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros tras ser preguntada sobre la situación de la planta de Nissan en Barcelona, después de los rumores que aseguran que la empresa cerrará esta factoría.

Tal y como ha informado OKDIARIO, el Gobierno ha propuesto más de 50 millones de euros de ayudas a la planta de la empresa japonesa.

En este sentido, la titular de Industria ha subrayado que el Ejecutivo ha puesto encima de la mesa una serie de medidas y un plan de inversiones para las plantas que Nissan tiene en España para garantizar la viabilidad de las mismas y el empleo.

«Estamos trabajando en reforzar ese plan de inversiones para que el futuro de las plantas de Nissan en España esté garantizado y creemos que definitivamente podemos dar una tranquilidad a los trabajadores», ha reivindicado Maroto.

Por ello, la ministra ha insistido en que el plan propuesto a Nissan contempla inversiones y la petición de que la empresa dote a su planta de Barcelona de un nuevo modelo eléctrico, con un coste de unos 300 millones de euros en el proyecto, para así poder dar continuidad a la misma.

LUCHA PARA QUE NISSAN SE QUEDE EN ESPAÑA
Preguntada sobre si el Gobierno está en contacto con alguna compañía china para sustituir a Nissan en Barcelona, Maroto ha subrayado que la empresa todavía no ha tomado una decisión, por lo que el Ejecutivo «lucha» para que se quede en España.

Ha recordado que el cierre de su planta de la Zona Franca de Barcelona tendría un cierre económico, que este mismo lunes el secretario general de Industria y Pyme, Raül Blanco, cifró en unos 1.000 millones de euros solo en costes laborales y contractuales, mientras que esta nueva línea de producto para Nissan supondría una inversión de unos 300 millones.

«Que Nissan sepa y le quede muy claro que marchar de España y de Europa le va a salir mucho más caro que invertir en la planta de Barcelona, y por tanto, cerrar Barcelona no va a resolver sus problemas globales, sino lo que va a hacer es complicarlos», reivindicó Blanco.

PLAN DE REESTRUCTURACIÓN
Nissan presentará este jueves su nuevo plan de reestructuración, en el que previsiblemente se resolverá la incógnita sobre el futuro de su factoría de Barcelona, después de varios rumores que apuntan a un cierre de dicha planta, con el traslado de la producción a fábricas de Renault.

La crisis provocada por el brote de coronavirus ha puesto en jaque a la mayoría de los fabricantes automovilísticos y en especial a Nissan, que desvelará esta semana su plan de reorganización para hacer frente a esta situación y en el que se espera que se incluya una reducción del 20% de su capacidad productiva en Europa hasta el 2023.

Entre las posibles fábricas de la compañía que echarán el cierre podría encontrarse su planta de Barcelona, después de que el pasado 14 de mayo el diario nipón ‘Nikkei’ publicase que Nissan tenía previsto dejar de producir en sus instalaciones de la ciudad condal. Una decisión que afectaría a 3.000 trabajadores directos y a 20.000 empleos indirectos.

Desde el pasado 4 de mayo, los trabajadores de la compañía automovilística en Barcelona se encuentran en huelga indefinida hasta que la dirección de la marca «clarifique» el futuro inmediato de las instalaciones.

Lo último en Economía

Últimas noticias