Empresas

Amazon y Alibaba se benefician de la subvención estatal

Correos tendrá que segregar “de forma radical” el servicio postal de la actividad de paquetería

Correos
Furgonetas de reparto de Correos (Foto: Correos)
0 Comentar

La empresa pública Correos debe separar “de forma radical” su actividad postal de la de paquetería si en el futuro quiere jugar un papel importante como operador logístico en el comercio digital. La actual superposición de infraestructuras y medios entre las  actividades estrictamente postales, sufragadas por el Estado, y las de transporte de paquetería, han convertido a Correos en un “operador tóxico” dentro del sector de transporte urgente relacionado con comercio electrónico.

Así de contundente se muestra la actualización del Informe Yellow sobre Políticas Públicas y Entorno Social Evaluando Correos 2017, elaborado por el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada y al que ha tenido acceso OKDIARIO en exclusiva.

El documento pone de manifiesto que existen “todo tipo de evidencias que muestran que Correos está usando los medios que sufraga el Estado para competir en el negocio de paquetería”, lo que está generando el efecto perverso de que el dinero público destinado al servicio postal se utiliza en beneficio de destacados operadores de e-commerce como Amazon o Alibaba, con los que Correos ha establecido alianzas comerciales.

El Informe analiza todo el proceso que ha llevado a cabo Correos en los últimos años para posicionarse en el negocio de paquetería como alternativa a la caída de los envíos postales y constata el “nulo avance” en la creación de una estructura corporativa “que separe de forma rotunda y radical” la actividad postal de la de paquetería, que se ha planteado tanto desde la Comisión Europea, como desde la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC) o la propia patronal del sector de paquetería.

“Es evidente que Correos tiene una estructura sobredimensionada para una actividad postal en constante regresión y que debe buscar nuevos nichos de negocio y que la paquetería es una buena opción; pero es inaceptable que se mantenga la actual interconexión entre las infraestructuras y medios dedicados al servicio postal y las destinadas al negocio de paquetería“, señala el informe.

A este respecto,  el Instituto Coordenadas recuerda las recientes declaraciones del presidente de Correos, Javier Cuesta Nin, en las que desvelaba planes de futuro inmediato en relación a la actividad de Correos ligada a la paquetería y anunciaba planes para alcanzar los 300 millones de envíos en tres años e incrementar la plantilla en 10.000 trabajadores.

Alteración del mercado y competencia desleal

“Para que Correos no sea un operador tóxico, con una altísima capacidad de alterar el mercado y la libre competencia por ese uso difuso de medios públicos para negocios privados, es imprescindible la segregación radical de ambas actividades”, reitera el documento.

La actual situación, con una filial del grupo Correos dedicada al transporte de paquetería pero que ha sido incapaz de mostrar públicamente un modelo de gestión diferenciado “que aleje las sospechas de uso irregular de la subvención pública, es inaceptable”, considera el informe.

El vicepresidente ejecutivo del Instituto Coordenadas, Jesús Sánchez Lambás, apunta “este asunto debe ser asumido de forma urgente por el Gobierno. No puede existir la sospecha de que el dinero destinado a que la correspondencia postal llegue a cualquier rincón del territorio se esté empleando para facilitar acuerdos comerciales que potencian el negocio de las grandes multinacionales del comercios electrónico. Correos necesita una nueva estructura corporativa muy diferente de la actual para competir con limpieza en el negocio logístico del e-commerce“.

Fracaso del modelo económico de Correos

Por otra parte, la actualización del informe Yellow Evaluando Correos 2017 s constata el fracaso del modelo económico de la sociedad estatal, incapaz de afianzar una cifra de negocios mínimamente sostenible y una contención de gastos que permitan un equilibrio financiero que asegure su viabilidad.

Sin la subvención estatal que financia el Servicio Postal Universal, la cifra de negocio del Grupo Correos se ha reducido desde 2011 en un 15,5% y las pérdidas se han multiplicado por cuatro, desde los 51 millones de déficit registrados ese año a los 227 millones de números rojos que ha tenido en 2016. La contención de gastos, que experimentó una mejoría entre 2011 y 2012, mantiene una deriva errática por la falta de planes eficientes de control de la gestión y no baja de los 2.000 millones de euros, lo que imposibilita cualquier plan de gestión sostenible, según el análisis del Instituto Coordenadas.

El informe de evaluación de la situación de Correos constata el declive de la actividad postal de la compañía, que mantiene su estructura mastodóntica a pesar de su menor carga de trabajo. Mientras en 2011 el número de envíos postales superaba los cuatro millones, en 2015 estos se redujeron a 2,9 y el año pasado volvieron a caer hasta los 2,7 millones de envíos postales.

Estructura sobredimensionada

Los números no mienten. En 2011 cada empleado de Correos manejaba 69 envíos mientras que en 2016 la cifra era de 55. Desde 2011 el número de envíos postales ha caído un 32%; los envíos por empleado se han reducido en un 19% y, durante todo ese periodo de tiempo, la plantilla de Correos se ha reducido solo en un 16%. “La estructura de Correos sigue sobredimensionada para su nivel de actividad y todos los experimentos puestos en marcha para buscar nuevos nichos de negocio no han dado resultados visibles”, según el análisis del Instituto Coordenadas.

Otro dato que muestra la ineficiencia de gestión de Correos lo delata el hecho de que en un periodo de tiempo claramente deflacionista, la cifra de ingresos por envío medio se ha incrementado desde 2011 en un 33%. Es decir, que “Correos factura más por cada envío realizado pero no consigue incrementar el volumen y fracasa en cualquier intento de contención de gastos, lo que refleja un panorama financiero muy negativo”.

Finalmente, el Instituto Coordenadas muestra su preocupación por la falta de transparencia, obre todo en lo concerniente a las actuaciones previstas en la filial Correos Express, sobre la que se concentran las sospechas de competencia desleal por usar recursos públicos destinados exclusivamente a la actividad postal. Correos planea inversiones para incrementar su operativa en el manejo de paquetería y proyecta nuevas acciones en comercio digital en China, que serán analizadas en próximas versiones del informe Yellow.

Últimas noticias

Lo más vendido