Open de Australia 2019

De Miñaur, la futura estrella que España rechazó y se cruza en el camino de Nadal

De Miñaur
De Miñaur posa con el título de campeón en Sydney. (Getty)

Rafa Nadal se mide en tercera ronda del Open de Australia a Álex de Miñaur, australiano de 19 años que pudo competir por España pero no recibió las ayudas suficientes en su proceso de formación.

El tercer escollo de Rafael Nadal en el Open de Australia 2019 es de nuevo un tenista local, aunque en el caso de Alex de Miñaur, encargado de frenar el pase del número dos del mundo a la segunda semana en Melbourne Park, su destino podía haber sido muy diferente. La Federación de Tenis de Australia se aprovechó de la indiferencia mostrada por España a la hora de apoyar la formación del tenista, cuando todo parecía indicar que defendería los colores de la bandera rojigualda en su carrera profesional.

España tuvo la oportunidad de contar con Alex entre los tenistas que representaran al país en competiciones internacionales, pero ante la petición de ayudas por parte de la familia para la formación del jugador, la respuesta del organismo fue insuficiente. Esto llevó a De Miñaur a aceptar la oferta de la federación australiana, que proponía unas facilidades para ayudar al proceso de evolución del jugador que su homólogo español se negó a ofrecer.

Alex nació en Sydney, donde residían sus padres, una española y un uruguayo, antes de mudarse en busca de trabajo a Alicante, donde su hijo continuó con su formación tenística en el club 40-15. Las complicaciones económicas llevaron a Esther y a Pancho a solicitar una ayuda a la Federación Española de Tenis, que tenía en De Miñaur a uno de sus grandes proyectos de futuro.

En una época en la que el relevo parece atascado salvo en casos concretos –Munar– o a los que se espera –Davidovich y Kuhn–, contar con De Miñaur habría supuesto un golpe encima de la mesa por parte de la Federación, y la decisión negativa se ha confirmado como un gran fallo al comprobar los primeros pasos del joven jugador en el circuito profesional, con un título ya en su haber, el conquistado hace una semana en Sydney, y que le convirtió en el jugador más joven de la actualidad con un entorchado en la ATP.

La Rod Laver Arena será el escenario en el que se midan, por segunda vez –Rafa ganó en la tercera ronda de Wimbledon 2018–, el presente y el que pudo ser el futuro de España, en un duelo en el que Nadal parte como gran favorito, pero no debe confiarse ante la constancia y el talento de De Miñaur, nuevo ídolo de la afición aussie y gran esperanza ante el lógico estancamiento de caracteres indomables como los de Kyrgios, Tomic y Kokkinakis, líderes de anteriores camadas.

Últimas noticias