Fórmula 1

Fernando Alonso, contra el gafe de Toyota en las 24 horas de Le Mans

Toyota
Fernando Alonso tiene ante sí la oportunidad de hacer historia por partida doble, ya que tanto para él como para Toyota sería la primera victoria en las 24 horas de Le Mans. (getty)
Comentar

Toyota nunca ha ganado esta mítica carrera y Fernando Alonso es la gran esperanza

El 2016, Toyota rompió a falta de una vuelta cuando lideraba la carrera.

El favoritismo de Toyota este fin de semana en las 24 horas de Le Mans es indudable. Por un lado son el único equipo oficial de la categoría reina que queda tras las sucesivas marchas de Audi y Porsche, y por otro, cuentan con Fernando Alonso en sus filas, con todo lo que ello supone. Pero ojo, porque la carrera de resistencia más famosa del mundo siempre esconde un sinfín de sorpresas que históricamente han sido negativas para la marca japonesa. Nunca han ganado en Le Sarthe, incluso a pesar de tener a veces el coche más rápido.

En la edición de 2017, Toyota se las prometía muy felices tras colocar sus dos coches en la primera fila de la parrilla de salida. Sin embargo, el devenir de los acontecimientos se fue cebando con los nipones hasta hacer que solamente el LMP1 número 8, precisamente el que pilotará Alonso este año, cruzase la meta en una decepcionante novena posición. El triunfo fue para Porsche, que tuvo que afrontar una remontada al sprint tras sufrir también problemas mecánicos, evitando en última instancia el triunfo de un LMP2.

No obstante, la decepción más grande de Toyota llegó en 2016. La primera victoria en Le Mans era un hecho, pero el destino le tenía a la marca nipona uno de esos crueles giros que nadie olvidará nunca. Tan solo una vuelta faltaba para que Kazuki Nakajima cruzase la meta con los brazos en alto, pero justo antes de empezar ese histórico giro, el japonés empezó a gritar desesperado por la radio que no tenía potencia. Nada pudo hacer el ex piloto de Fórmula 1 para evitar que Porsche se llevase el gato al agua.

Toyota sí que ha logrado pisar el podio de Le Mans, pero hasta ahora se les resiste un triunfo que este año tiene todas las papeletas para darse. Después de las decepciones de todos estos años, pocos son los que no desean que por fin los nipones saboreen las mieles del éxito. Sí, habrá quién diga si lo logran que lo han hecho en un año sin competencia. Pero es que la competencia en Le Mans muchas veces es uno mismo, así que el reto sigue siendo de altura. Toyota se enfrenta a la historia, y Alonso con ellos de la mano. Ojalá que ambos lo logren.

Últimas noticias