FÓRMULA 1

Mercedes confirma el gran defecto de su monoplaza de 2017… y cuenta cómo lo arreglaron

mercedes
El monoplaza de 2017 de Mercedes no fue tan dominador como los precedentes, pero sí fue lo suficientemente rápido como para alzarse con un nuevo título mundial. (Getty)
Comentar

Mercedes ha vuelto a dominar la Fórmula 1 por cuarto año consecutivo. Sin embargo, la temporada 2017 no ha sido tan sencilla como las anteriores. Los cambios aerodinámicos que entraron en vigor por reglamento la pasada temporada hicieron que los alemanes cometiesen ciertos deslices en el diseño del W08 que derivaron en el gran mal de este coche, que no fue otro que el exceso de desgaste que provocaba en los neumáticos traseros.

Con humor, los ingenieros de Mercedes hablaban del coche del año pasado como si de una diva se tratase, porque aunque se hacían cosas para mejorar la relación del mismo con los neumáticos, ninguno de los cambios respondían como era de prever. Así lo explica John Owen, ingeniero jefe de los teutones. “Con este coche no lo entendimos, y creo que surgió el termino ‘diva’ porque parecía que hacíamos lo correcto sin responder como queríamos. En esas primeras carreras estábamos bastante confundidos, para ser honestos, y realmente no sabíamos qué hacer. Nuestro coche era probablemente más duro con los neumáticos traseros, y en algunos circuitos los gastábamos más que los delanteros. Tratamos de encontrar la mejor manera de hacer funcionar el coche para equilibrar el desgaste de ambos extremos”.

Este defecto se hizo especialmente patente en los circuitos más lentos del calendario, donde la mayor cantidad de fuertes aceleraciones causaba un mayor estrés en las gomas de la zaga, todo lo contrario a lo que sucedía en pistas más rápidas. “Encontramos circuitos como Silverstone, Montreal, Monza, Austin, Suzuka… Son circuitos realmente buenos para nosotros, pero en los más lentos tuvimos problemas. Probamos muchas cosas a medida que transcurrieron las carreras. Cuanto más lo pensábamos, más análisis hacíamos, y yo diría que hicimos más que cualquier otro año para profundizar y comprender, y empezamos a estar al tanto de los problemas. Ha sido genial y creo que al final de la temporada no llamaríamos a nuestro coche ‘diva’. Pretendemos eliminar estas malas características para el próximo año, y con suerte que no se presente ninguna nueva”, finaliza Owen.

Últimas noticias