Cuerpo humano

Qué es la opsonización mediada

opsonización mediada
Descubre qué es la opsonización mediada

Descubre este proceso del sistema inmunitario

La opsonización mediada por anticuerpos es un proceso del sistema inmunitario que marca agentes patógenos para que sean ingeridos y destruidos por un fagocito. Implica la unión de una opsonina (anticuerpo) a un receptor en la membrana del patógeno.

Las opsoninas atraen a los fagocitos hacia el patógeno, facilitando la fagocitosis. Las más importantes son los anticuerpos (inmunoglobulinas) y las moléculas del sistema del complemento.

La opsonización mediada

Los anticuerpos se producen mediante las células plasmáticas, que se desarrollan cuando la presencia de antígenos estimula los linfocitos B.

La inmunidad mediada por anticuerpos que tiene fijación de antígenos específicamente depende de los linfocitos B, que constituyen entre un 5 y un 15% del total de linfocitos y crean las células que producen anticuerpos.

Los linfocitos se clasifican en dos tipos, según su origen y funciones, los linfocitos B y los linfocitos T, que maduran en el timo. Los linfocitos B se sintetizan en el bazo del feto y en el adulto, en la médula ósea.

Estos linfocitos B son esenciales y sus defectos ocasionan enfermedades autoinmunes o inmunodeficiencias.

Cada molécula de un anticuerpo tiene una región variable (Fab) y una región constante (Fc).

En la variable se une el antígeno al anticuerpo para crear los inmunocomplejos, que se unen a los fagocitos por la región Fc, facilitando la fagocitosis.

Los anticuerpos que siguen esta opsonización son de los tipos IgA e IgG.

Los anticuerpos de tipo IgA, IgG e IgM tienen la capacidad de activar la opsonización por el sistema del complemento, mientras que los de tipo IgE causan la liberación de mediadores inflamatorios.

Cuando los anticuerpos de tipo IgA, IgG e IgM activan este sistema, son producidas ciertas moléculas como C3b y en menor grado C4b, que pueden cumplir la función de opsoninas.

Este sistema del complemento contiene más de 30 moléculas que optimizan la fagocitosis, pero además de la opsonización de antígenos, también mejora la citolisis y la respuesta inflamatoria.

Si se mantienen las condiciones regulares, las moléculas C1 y C9 se encuentran inactivas. Y cuando es detectado un antígeno actúan mediante tres vías: la ruta clásica o formación de complejos antígeno-anticuerpo; la ruta alternativa activada por complejos de glucolípidos en bacterias y hongos; y la ruta de la lectina impulsada por la lectina fijadora de manosa (MLB).

En las tres rutas nombradas se produce C3b, una molécula que se une a los agentes patógenos y a la superficie de los neutrófilos y macrófagos, optimizando la fagocitosis y su función en la opsonización mediada por anticuerpos.

Lo último en Curiosidades