Animales

Día internacional del gato, ¿Por qué se celebra este día?

El Día de los Gatos fue instaurado en 2002 por el Fondo Internacional para el Bienestar Animal.
Día internacional del gato, ¿Por qué se celebra este día?

Aunque hay otros días para celebrarlo durante el año, este 8 de agosto se celebra el Día Internacional del gato.

Aunque hay otros días para celebrarlo durante el año, este 8 de agosto se celebra el Día Internacional del gato. Unas mimosas mascotas que lo dan todo cuando nos ven y al contrario de los que creemos sí son cariñosas.

El Día de los Gatos fue instaurado en 2002 por el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW). Y se celebra tras la muerte de Sacks, el gato de la familia del ex presidente de los Estados Unidos Bill Clinton, en 2001, por tanto con mayor significación.

Para dar más importancia a este día las redes lo celebran con los graciosos vídeos de gatos que tanto gustan a toda clase de personas, sean mayores o pequeños. La verdad es que con tantos días a celebrar en el calendario, los gatos se merecían su día especial. ¡Felicidades!

Beneficios de tener un gato como mascota

Independencia total

A la hora de celebrar el día internacional del gato destacamos que se trata de animales muy independientes, pues es realmente cómodo tenerlos en casa: duermen cuando quieren (casi todo el día) se levantan cuando le va bien, comen a su antojo, hacen ellos solitos sus necesidades, etc.

Otra ventaja es que no hace falta sacarlos a pasear. Se trata de animales muy prácticos que no requieren de ataduras, jugarán solos, comerán cuando quiera, correrán, se cansarán y esto sin necesidad de salir de casa.

También el trabajo

Cada vez son más las empresas que apuestan por contar con una mascota para liberar el estrés y encontrarse mejor, pues dicen que el contacto con un gato o perro alivia muchos males psicológicos.

De hecho, diversos estudios especifican que cada vez son más las empresas que se plantean permitir a sus empleados llevarse a su mascota a la oficina, ya que acariciarlas reduce el estrés y mejora la productividad.

Los gatos en el trabajo permiten reducir los niveles de cortisol –la hormona del estrés– de manera significativa. Así acariciar tanto a perros como a gatos atenúa la ansiedad y sirve para combatir la fatiga de la propia jornada laboral. Pero hay más porque compartir espacio con mascotas reduce el absentismo e incrementa la satisfacción del conjunto de los empleados en general.

 

Temas

Lo último en Curiosidades