Alimentación Infantil

Destete y fruta: ¿cuándo empezar?

fruta destete
Descubre cómo dar la fruta al bebé en el destete y cuándo

En pocos meses, el recién nacido pasa de una dieta exclusivamente láctea (materna o artificial) a la introducción de alimentos sólidos y semisólidos . Es la práctica del destete, un paso fundamental en el crecimiento del niño que involucra directamente a los padres. No existe una fórmula única de destete y en lo que respecta a la elección de los alimentos con los que empezarlo existe una gran variabilidad de indicaciones (a menudo muy esquemáticas) y opiniones. Una de las más habituales es empezar el destete con fruta, de modo que os hablamos ahora de si es bueno hacer esto o en qué momento introducir este alimento para asegurar al bebé una alimentación adecuada y agradable.

Fruta en el destete

¿Por qué algunos pediatras, pero también tradicionalmente, suelen empezar el destete con frutas? ¿Y por qué, nuevamente, se recomienda comenzar con este alimento la transición a una nutrición sólida? Hay varias razones para la fruta .

En primer lugar, es un alimento saludable que asegura al niño un importante aporte de vitaminas y minerales naturales . Tiene un sabor agradable y es fácil de masticar y tragar. Hablamos también de alimentos que, aunque de consistencia variable, pueden triturarse, licuarse o cocinarse para permitir tanto una ingesta más fácil como una amplia selección de preparaciones con las que ofrecérselos al niño.

Finalmente, se constató que la fruta tiene una mejor aceptación que las verduras y permite que el niño viva con serenidad esta nueva forma de alimentación .

Qué fruta usar para el destete

No existen contraindicaciones particulares para la ingesta de frutas durante el destete . La Organización Mundial de la Salud recomienda comenzar con frutas ricas en almidón como plátanos , ciruelas , uvas y peras maduras que tienen un alto contenido de almidón y un poder nutricional similar al de los cereales.

Al mismo tiempo, también puedes probar manzanas , melocotones, arándanos , piñas, frambuesas , naranjas, mangos , melones y fresas, siempre que estén bien lavadas, peladas, sin semillas, huesos y trituradas o cortadas de modo que sean comestibles para el niño pequeño.

Destete y fruta: ¿cuándo empezar?

El inicio del destete no coincide con una fecha fija pues depende mucho del desarrollo psicofísico del niño. La indicación es esperar al menos 6 meses , aunque algunos pediatras sugieren iniciar el destete con fruta ya al cuarto mes.

Para comenzar el destete, es fundamental que el niño sea capaz de sentarse solo , pueda tragar , tenga un buen control del torso y la cabeza y ya haya comenzado a llevarse las manos y los juguetes a la boca . La comida siempre debe ser ofrecida al niño, nunca impuesta y es importante evaluar cómo reacciona ante este nuevo descubrimiento, no solo en el gusto.

El consejo es ofrecer la fruta con una cuchara, pero posiblemente también dejar que toque y tome los trozos de forma independiente para explorar esta dimensión sensorial y aprender un modo primitivo de autonomía . Mucho depende del interés del niño y cuando muestra curiosidad por otros alimentos, como los de los adultos, quizás mientras comemos juntos, puede ser el momento adecuado para introducir la fruta.

Como es un paso muy delicado, puede llevar algo de tiempo y no hay que tener prisa ni insistir demasiado con el niño. Incluso cuando rechace una fruta y prefiera otra, es importante que la comida que inicialmente no aceptó se le proponga nuevamente después de un tiempo, tal vez tratando de cambiar los métodos de preparación y cocción . A lo largo de las semanas y los meses, el bebé cambia, al igual que el gusto y las preferencias hacia la fruta y otros alimentos.

Fruta y destete: consejos para prepararla

En el mercado existen envases de fruta homogeneizados específica para nutrición pediátrica. Es una solución sumamente cómoda y práctica, también porque no necesita preparación y puede transportarse y consumirse en cualquier momento. Sin embargo, que duda cabe que lo mejor es coger fruta fresca y preparar en casa nuestra papilla para ofrecer al bebé.

Para preparar la papilla , después de limpiar y cortar la fruta, se debe cocer en una sartén antiadherente con agua durante unos diez minutos tapando durante todo el tiempo de cocción. Después de suavizar, la fruta se transfiere a una licuadora hasta obtener una mezcla homogénea. La papilla está lista y se puede servir o guardar en recipientes especiales para tenerla siempre a mano.

La fruta, siempre después de haberla lavado, limpiado y despojado de pepitas y huesos , también se puede dar rallado, cuidando que los trozos no sean demasiado largos y puedan causar riesgo de asfixia .

A medida que van pasando los meses y comienza la dentición , también puedes darle al bebé pequeños trozos de fruta que pueda coger él mismo directamente del plato y comérselos según sus preferencias.

En todos los casos se recomienda utilizar frutas de temporada ya que son más sanas, frescas y mejores desde el punto de vista nutricional. Por cantidades y frecuencia es preferible consultar al pediatra , pero en general es útil para apoyar al niño, aprendiendo a reconocer las señales y definir una buena rutina dietética que incluya también la ingesta diaria de fruta.

Lo último en Bebés

Últimas noticias