La concentración en niños y sus más relevantes datos de interés

concentración en niños
La concentración en niños y sus más interesantes datos de interés
Comentar

A la hora de conseguir que los hijos lleven a cabo su aprendizaje de la forma correcta son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta al respecto. No obstante, uno de los más relevantes es lo que se conoce como concentración en niños.

En los últimos años, hay muchos padres que cuando ven que sus pequeños no se concentran como a ellos les gustaría no dudan en subrayar que sufren TDAH sin que exista ni siquiera un diagnóstico. Por eso, es importante que sean conocedores de cuál es el grado de concentración que se establece que tienen a cada edad para así no realizar “juicios” sin ningún tipo de justificación.

Tabla de concentración en niños

concentración en niños
Cada edad tiene su nivel de concentración

Sin lugar a dudas, a la hora de poder conseguir que los padres no presionen a sus hijos en exceso y sin tener en cuenta sus características acorde a sus edades, es importante que descubran que existe una tabla que viene a dejar patente el tiempo de concentración que poseen los menores en función de los años que tienen. En concreto, la misma establece las siguientes pautas:

  • Entre 0 y 1 año, esa concentración está entre los 2 y los 3 minutos.
  • Cuando tienen entre 1 y 2 años, aquella aumenta hasta los 7 u 8 minutos.
  • Entre los 2 y los 3 años, la concentración es de hasta 10 minutos.
  • Con edades entre los 3 y los 4 años, aumenta hasta los 15 minutos.
  • Pequeños de entre 4 y 5 años, tiene una concentración de hasta 20 minutos.
  • Cuando tienen entre 5 y 6 años, esa es de 25 minutos.
  • Los menores con edades comprendidas entre los 6 y los 8 años, tienen una concentración de hasta 30 minutos.
  • Niños de entre 8 y 10 años pueden estar concentrados hasta 45 minutos.
  • Entre los 10 y los 12 años, la concentración aumenta hasta los 55 minutos.
  • Finalmente, a partir de los 12 años, aquella es de hasta 60 minutos.

Esta viene a ser una tabla orientativa, pues no hay que perder jamás de vista el hecho de que cada niño tiene un ritmo en su crecimiento y desarrollo. No obstante, eso no quita para que pueda ser tenida en cuenta por los padres y así no pidan a sus hijos más atención y concentración de la que su edad les permite tener.

No obstante, eso no quita para que si los adultos consideran que sus pequeños pueden presentar un problema en ese sentido, se pongan en manos de profesionales que les puedan dejar patente si esos menores sufren hiperactividad, TDAH…

Consejos para mejorar la capacidad de concentración de los niños

concentración en niños
Los puzzles son idóneos para mejorar la concentración

Además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto tampoco el hecho de que los padres pueden tomar medidas para ayudar a sus pequeños a mejorar su capacidad de concentración. En este caso, nos estamos refiriendo a acciones y consejos tales como los siguientes:

  • Siempre es fundamental que, para poder poner en marcha actividades en ese sentido, se opte por elegir un lugar de la casa donde no puedan distraerse con cualquier cosa.
  • No menos relevante es que las medidas en pro de mejorar su concentración deben hacerse en momentos en los que los pequeños están “despejados”. Con esto nos referimos a que no deben acometerse cuando están recién levantados, después de tomar el almuerzo o a última hora de la noche pues estos son instantes en los que estarán cansados.
  • Numerosos son los juegos y actividades que existen y que pueden utilizarse para mejorar esa capacidad de concentración. Eso sí, deberán elegirse unos y otros en base a la edad de los pequeños. Nos estamos refiriendo a propuestas tales como puzzles, colorear dibujos, hacer papiroflexia u origami, juegos de diferencias, juegos de mesa, los juegos de parejas…
  • Es importante que los adultos tengan paciencia y no pretendan conseguir a corto plazo grandes resultados. Lo mejor es ir poco a poco.
  • Hay que apostar por el refuerzo positivo. Esto supone que sea necesario reconocer de forma positiva los avances que hayan conseguido los menores en ese sentido. Así, por ejemplo, se les puede alabar el que hayan acabado un puzzle, el que hayan terminado de colorear un mandala, el que hayan realizado una estupenda figura de papel…Y es que eso les reforzará su confianza en sí mismos al tiempo que les animará a seguir realizando esas actividades que requieren concentración.

Temas

Últimas noticias