Parto distócico: Todo lo que necesitas saber

parto distócico
Parto distócico. Todo lo que necesitas saber
Comentar

En pro de poder ayudarte a afrontar el alumbramiento con serenidad y con la mayor información posible, en un artículo anterior procedimos a darte a conocer qué es el parto eutócico. Pues bien, hoy lo que pretendemos es exponerte otro tipo que es el llamado parto distócico.

Sigue leyendo y podrás conocer todos los datos al respecto.

¿Qué es?

Lo primero que hay que hacer es establecer qué es y en qué consiste. En este caso, tenemos que exponer que se trata del parto que no se produce de forma natural sino que requiere que el obstetra tome parte activa en el mismo desde llevando a cabo una cesárea hasta recurriendo al empleo de instrumental como los fórceps o las ventosas, por ejemplo.

Causas que traen consigo el parto distócico

Una vez que tienes claro qué es el parto distócico, llega el momento de que conozcas las causas que pueden llevar a tener que realizar el mismo. En este caso, hay que establecer que básicamente existen dos tipos de razones para llevarlo a cabo:

Causas relacionadas con el bebé

En este primer grupo de situaciones que pueden llevar a la necesidad de acometer un alumbramiento no natural se encuentran algunas razones de peso como son las siguientes:

  • El pequeño se encuentra de nalgas o ha adquirido otra posición que no favorece ni facilita lo que es su salida al exterior.
  • La cabeza del feto es desproporcionada, es decir, tiene un mayor diámetro que lo que es la zona de la mujer por la que tiene que nacer el bebé.
  • Existe, según la información obtenida a través de ultrasonido, una desproporción de tipo feto-pélvica.

parto distócico
Un parto distócico puede llevar a la cesárea

Causas relacionadas con la madre

De la misma manera, no podemos pasar por alto tampoco el hecho de que, en muchas ocasiones, lo que sucede es que son cuestiones relacionadas con la gestante las que traen consigo que sea necesario el parto distócico. Nos estamos refiriendo a algunas como las siguientes:

  • La madre tiene una pelvis muy ancha, haciendo que el bebé adquiera una postura que no facilita su salida al exterior, o muy estrecha.
  • La mujer se encuentra sufriendo algún tipo de infección.
  • También es causa el que la embarazada cuente con algún tipo de tumor en su zona íntima.
  • Malformaciones de la futura mamá que afectan a lo que son los tejidos blandos que existen en el canal de parto.
  • También es motivo para acometer el parto que nos ocupa el hecho de que la embarazada cuente con una notable debilidad a nivel muscular en cuanto a su útero.
  • Los huesos de la pelvis de la mujer impiden que el bebé cuente con el espacio suficiente para poder salir al exterior.

Por supuesto, en esta lista tampoco hay que pasar por alto el hecho de que hay situaciones llamadas distocias dinámicas que también pueden provocar que sea necesario este tipo de parto. En concreto, son situaciones generadas debido a que la actividad uterina no es la adecuada, no es eficaz o se realiza de forma defectuosa. Nos estamos refiriendo, en concreto, a contracciones que son muy fuertes, a las que no tienen un ritmo, a las que son muy débiles, a las que tienen poca frecuencia o a las que se repiten con demasiada frecuencia.

Más datos de interés

Además de todo lo expuesto hasta ahora sobre el parto distócico, tenemos que establecer otra serie de aspectos relevantes al respecto como son los siguientes:

  • Si se llama distócico es porque tiene lugar como consecuencia de las distocias, dificultades maternas o fetales, que traen consigo que el parto no progrese de la forma normal.
  • En ocasiones los “contratiempos” que llevan a tener que realizar este tipo de parto están relacionados con el líquido amniótico, la placenta o incluso el cordón umbilical.
  • El equipo médico que esté atendiendo a la embarazada será el que, en base al tipo de distocia del que se trate, determinará cuál es la mejor opción para que tenga lugar el parto. Así, puede decantarse por realizar directamente una cesárea o puede preferir hacer uso de instrumental como los fórceps o las ventosas.
  • En ningún caso se pueden tomar medidas para prevenir esta clase de alumbramiento.

Síguenos y podrás estar al día de información que te será de gran utilidad para hacerle frente al embarazo y al parto así como al cuidado de tu bebé cuando haya nacido.

Temas

Últimas noticias