Embarazo

¿Se puede comer marisco durante el embarazo?

marisco embarazo
Las gestantes y comer marisco durante el embarazo
0 Comentar

Como bien sabrás, la mujer que se encuentra esperando un hijo debe tener mucho cuidado con respecto a lo que come. Y es que si no lo hace puede verse afectada por distintas enfermedades, que serían perjudiciales no solo para sí misma sino también para su bebé. En concreto, debe saber que hay que extremar la precaución con respecto a comer marisco durante el embarazo.

La regla general sobre comer marisco durante el embarazo

comer marisco
Marisco crudo

La máxima o la generalidad existente sobre este tipo de producto es que se recomienda no tomarlo durante la gestación. En concreto, se establece que no se ingiera, sobre todo, cuando es fuera de casa. Y es que ahí no se puede estar segura de que se ha preparado de tal manera que no genere riesgos para el feto.

No obstante, los médicos coinciden en subrayar también que si se elabora siguiendo las recomendaciones que daremos a conocer después se puede ingerir. En este caso hay que tener en cuenta que el marisco es una gran fuente de proteínas.

Riesgos de comer marisco en el embarazo

Si existe tanto debate en torno a la ingesta o no del marisco por parte de la futura mamá es porque el mismo, cuando no se prepara bien, puede ponerla en serio riesgo y también a su bebé. En concreto, puede verse perjudicada por enfermedades tales como estas:

  • La anisakiasis. Se trata exactamente de una patología parasitaria provocada por el gusano que responde al nombre de anisakis. La forma de sufrirla es comer marisco o pescado que no esté bien cocinado, es decir, que esté crudo. Las consecuencias que trae consigo son vómitos, dolores abdominales de fuerte intensidad, erupciones cutáneas o fiebre. Eso sin pasar por alto que puede generar situaciones mucho más complicadas como que incluso la mujer sufra una peritonitis o un shock anafiláctico.
  • La toxoplasmosis. El parásito llamado toxoplasma gondii es el que provoca esta otra enfermedad, que se puede adquirir tomando marisco si este no se encuentra bien cocinado. Mediante sarpullidos, dolores de cabeza, fatiga o dolor muscular se suele manifestar la misma que resulta muy peligrosa para el bebé que viene en camino. Sí, porque puede sufrir desde retraso mental hasta ceguera pasando por una parálisis cerebral. Eso sin olvidar que incluso puede tener lugar un aborto.
  • La salmonelosis. Esta es una de las patologías más peligrosas que se pueden sufrir por las embarazadas al comer marisco. Ingerir alimentos de este tipo que tengan la bacteria llamada salmonella es lo que da lugar a la citada enfermedad, que se manifiesta a través de fiebres, diarrea o calambres. Cuando se complica, al llegar a la sangre, puede dar lugar a la muerte de la gestante e incluso también a la de su bebé. Por supuesto, no se debe olvidar que en el feto es capaz de provocar enfermedades realmente muy graves que condicionarán su vida para siempre desde ese momento.

Medidas que hay que llevar a cabo

comer marisco
Cocinar bien el marisco

Las embarazadas que quieran comer marisco durante esos nueve meses y no correr ningún tipo de peligro, ni tampoco que lo hagan sus bebés, deben tomar ciertas medidas. En concreto, deben seguir estas siguientes recomendaciones a rajatabla:

  • No pueden ingerir ningún tipo de marisco que esté crudo o que piensen que no se encuentra bien cocinado. Esta es una regla fundamental, de modo especial, con gambas y langostinos, almejas y mejillones.
  • Se recomienda no comer las cabezas de las gambas, en ningún sentido, ya que así se evita ingerir cadmio. Este es un metal capaz de provocar disfunción renal.
  • No menos relevante es que se aconseja no abusar de la ingesta de marisco. Es más, se indica que la mejor opción es tomarlo de manera muy puntual.
  • Es fundamental intentar no comer lo que son mariscos ricos en mercurio. Y es que este puede provocar serios problemas en el feto. En concreto, se considera que puede obstaculizar de manera grave su desarrollo.
  • La mejor manera de tomar marisco es a la plancha o cocido.
  • Ante cualquier duda sobre si tomar un tipo de marisco u otro hay dos opciones: directamente no comerlo o consultarle al médico.
  • No hay que olvidar que a las mujeres que, de manera frecuente, sufren de digestiones lentas y muy pesadas no se les aconseja comer esta clase de alimento que nos ocupa porque el mismo agravará las citadas.

¿Tomaste nota de todo lo expuesto? Síguenos en Facebook y conocerás más consejos y recomendaciones en pro de poder llevar un embarazo lo más saludable y seguro posible.

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias