Noticias

La UB pide a una alumna que no lleve a su bebé a clase

La UB pide a una alumna que no lleve a su bebé a clase
0 Comentar

Siempre se habla de conciliación, de permitir que las mujeres puedan compaginar perfectamente su faceta de mamás con la profesional, pero está claro que aún queda mucho camino por recorrer para alcanzar esa. Así, aunque hemos ido siguiendo testigo de avances, tales como la puesta en marcha de guarderías en centros de trabajo o el establecimiento en algunas empresas de horarios especiales para mamás, continúan existiendo situaciones que son un claro paso atrás.

Precisamente una de esos casos que ha venido a copar las portadas de los medios de comunicación y que va en contra de esa conciliación ha tenido lugar estos días en España. En concreto, lo que ha sucedido es que la Universidad de Barcelona (UB) ha solicitado a una de sus alumnas que no vuelva a acudir a clase con su bebé.

La protagonista

Mireia Cabanillas. Este es el nombre de la joven de 24 años que se ha convertido sin querer en noticia por querer compaginar su formación universitaria con su papel de madre. Y es que tiene una hija de once meses, llamada Naima, que no ha dudado en llevar consigo a las clases que está recibiendo del último curso de Pedagogía en la mencionada institución universitaria de la ciudad condal.

Decisión de la UB

Desde que comenzara el curso, la joven mamá ha acudido a sus clases llevando consigo a su pequeña. Sin embargo, se pretende que deje de hacerlo. Buena muestra de eso es que hace unos días recibió en casa una carta proveniente de la universidad, en la que se le pedía que no volviera a acudir con su hija por dos motivos fundamentalmente:

  • Porque, en caso de accidente, la menor no está cubierta con ningún tipo de seguro.

  • Porque debe respetar que el resto de compañeros que tiene en clase cuentan con el derecho a recibir sus clases en las condiciones más óptimas y adecuadas posible.

Por eso, en base a esos dos criterios se le ha propuesto que lleve a cabo su formación mediante el sistema de evaluación única.

alumna-1

Desafía la recomendación

Sorprendida es como quedó Mireia al recibir la mencionada misiva y es que, desde el primer momento, había contado con el respaldo de sus profesores y compañeros. Así, ha manifestado que no sólo los docentes la animaron a acudir con su bebé como una manera de cumplir el derecho que tiene como mujer sino que incluso los alumnos de su clase, sin conocerla, han procedido a realizar una recogida de firmas para que pueda seguir asistiendo a la universidad con Naima.

Por todo eso, ha tomado varias determinaciones:

  • Se niega a llevar a cabo el sistema de evaluación única que se le propone porque ha manifestado que así fue cómo cursó el año anterior y era realmente complicado compaginar vida familiar y profesional.

  • Sigue llevando a su hija a clase. En concreto, la tiene consigo durante la primera hora, que es cuando la bebé está dormida, y luego es su madre, y abuela de la criatura, la que acude a la Universidad para estar pendiente de la niña hasta que finalizan las clases.

Además de todo eso, dando a conocer su caso, Mireia ha pretendido que se genere un debate en la sociedad y que empiecen a tomarse medidas en pro de ayudar a otras mujeres embarazadas o con hijos que desean seguir adelante con su formación, en pro de su propio presente y futuro y también, por supuesto, en el de sus hijos.

Así, en concreto, la joven considera que una buena medida al respecto sería que en la Universidad de Barcelona se creara una guardería para que las estudiantes pudieran dejar a sus hijos bien cuidados y atendidos por profesionales formadas mientras ellas asisten a sus clases. Y es que, de esta manera, se facilitaría enormemente que pudieran desde darles el pecho cuando llegara el momento de la toma hasta poder estar pendientes y verlos entre clase y clase.

Casos en pro de la conciliación

Frente a la historia de Mireia, sin embargo y de manera afortunada, sí hemos podido conocer otros casos en los que se ha apostado de forma clara y contundente por ayudar a las mamás a que sigan estudiando. Así, durante estos pasados meses hemos descubierto a algún profesor que, para evitar que alguna de sus alumnas tuviera que marcharse de clase porque su hijo no dejaba de llorar, había procedido a coger al pequeño, calmarlo y continuar con el mismo en brazos mientras impartía su asignatura.

¿Qué opinas al respecto de lo que ha ocurrido con esta joven en Barcelona? ¿Qué medidas consideras que se podría tomar para ayudar a las mamás en pro de que puedan seguir adelante con sus estudiantes sin menoscabar el cuidado de sus hijos?

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias