Salud

Remedios caseros para aliviar el dolor de muelas

dolor de muelas
0 Comentar

Las molestias en la boca resultan bastante desagradables. Cuando afectan sobre todo a las muelas son síntoma de que algo no funciona del todo bien. En ocasiones buscamos una solución al problema con un tratamiento casero a la espera de que nos pueda atender el especialista. En este artículo te explicamos cómo disminuir el dolor de muelas con remedios caseros. Nos referimos a productos que todos tenemos en casa y que son totalmente naturales.

Causas del dolor de muelas

Pueden ser varios los motivos que provoquen estas molestias. Por lo general pueden motivarse por la salida de las muelas del juicio, una caries que afecta a los nervios del diente, una grieta en la pieza dental o la incursión de un trozo de comida entre dos piezas que acaba originando una inflamación. En el caso de que se trate de una caries o un diente dañado, lo adecuado sería acudir al médico para abordar las molestias lo antes posible.

Remedios caseros para aliviar el dolor de muelas de forma natural

Hilo dental

dolor de muelas

Hay varias soluciones naturales para remediar los dolores de las muelas. En primer lugar recurriremos a un poco de hilo dental para retirar cualquier residuo de comida que se pueda acumular entre las muelas. Esto puede motivar bastantes molestias. Al limpiar la parte afectada aliviaremos la inflamación.

Perejil

perejil

Para calmar el dolor de muelas también se puede utilizar el perejil, que se presenta como un estupendo antiespasmódico. Todo el mundo tiene acceso a este tipo de alimento y se utiliza con bastante frecuencia para abordar dolencias muy diversas. Hay que masticar un poco de perejil con la muela dolorida durante varias veces durante el día.

Sal

Remedios caseros para aliviar el dolor de muelas

En el caso de que las molestias en las piezas se deba a un absceso dental o por una infección producida por un alimento entre las muelas, también se puede recurrir a la sal. Aprovechando su poder antiséptico se pueden realizar gárgaras con el líquido que creamos al mezclar medio vaso de agua con una cuchara de sal. Reduciremos el dolor y tendremos controlada la infección si hacemos esto después de cada comida.

Ajo

alimentos antiedad

Aunque se trate de un alimento muy potente y odiado por algunos debido a su potente olor y sabor, el ajo también puede ayudarnos a rebajar el dolor de muelas. Bastaría con picar un diente de ajo en trozos pequeños y colocarlo en la zona de la encía de la muela afectada. En muy poco tiempo comprobaremos como mejoramos de los dolores al aprovechar su poder antibiótico.

Té negro

ojos hinchados

El molestias en las muelas también encuentran un perfecto aliado en una bebida como el té negro, que cuenta con ácido tánico y que destaca sobre todo por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas. En vez de tomar la infusión, lo aconsejable es poner la bolsita de té sobre la muela una vez que haya sido puesta en agua caliente para que desprenda la teína. No hace falta que la coloques cuando esté caliente, así que puedes esperar a que enfríe un poco para no dañar la boca. Esta operación puede hacerse varias veces a lo largo de la jornada.

Agua oxigenada

sarro en los dientes

Más conocido puede ser el remedio del agua oxigenada. Una vez que lo mezclemos con agua podremos hacer gárgaras. Al utilizar este producto estaremos limpiando la boca, evitando la infección y calmando las molestias. Aunque no se trate de una propuesta natural, sí que puede considerarse una solución casera el uso de una aspirina. También ayuda a rebajar el dolor.

Clavos

Remedios caseros para aliviar el dolor de muelas

Una especia muy interesante son los clavos, que cuentan con un componente llamado eugenol que desempeña las funciones de sedante. La opción consiste en frotar durante unos segundos la encía afectada con un clavo o enjuagar la boca con líquido compuesto por agua y seis clavos. Puedes hacerlo un par de veces al día.

Compresa fría

dolor de muelas

Por última, el remedio que proponemos para reducir el dolor de muelas es colocar una compresa fría en la cara, en la zona donde se encuentre la pieza dañada. Nos calmará las molestias y rebajará la hinchazón. Para no sufrir quemaduras recuerda la necesidad de envolver la compresa con un paño, haciendo lo propio si vas a utilizar hielo.

En cualquier caso, todas estas soluciones sirven para aliviar el dolor y sirven de manera temporal, pero lo aconsejable sería visitar a un especialista para que realizase un diagnóstico y nos ayudase a acabar con el problema lo más pronto posible.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias