Fútbol

PREMIER LEAGUE: MANCHESTER CITY VS MANCHESTER UNITED

City y United no se merecen la Champions (0-0)

Manchester City
Agüero se lamenta durante el City-United. (Getty)
Comentar

City y United, Guardiola y Mourinho, empataron a nada en un partido en el que ninguna de las dos escuadras estuvieron a la altura de las expectativas. Fellaini terminó expulsado y a Gabriel Jesús le anularon un gol de forma correcta. Poco más se puede destacar de una contienda decepcionante.

Poco daño se hicieron ambos equipos en los primeros 45 minutos. Ninguno de los dos fueron capaces de hilar su fútbol, aunque si hay que inclinarse por alguno de los dos equipos el que más a la altura estuvo fue un United capaz de no permitir a la escuadra de Pep Guardiola combinar. Las imprecisiones eran la tónica dominante en un Etihad tan abarrotado como frío. Y es que, la contienda no invitaba a grandes alardes.

La gran ocasión del City en la primera mitad llegó gracias a un disparo de Agüero al poste. El resto, disparos lejanos que se toparon con un gran David de Gea. Mientras, el United gozó de dos grandes oportunidades. Primero, Martial centraba, Bravo despejaba mal, Mkhitaryan remataba y el guardameta chileno se resarcía de su error salvando el primer gol del United. La segunda llegó con un cabezazo de Ander Herrera que se marchó por muy poco. Con la sensación de que todo se decidiría en los segundos 45 minutos ambos equipos se retiraron a los vestuarios.

El City mandó y el United aguantó

La segunda parte mantuvo un guión muy distinto. El City salió mandón desde el inicio obligando al United a dar un paso hacia atrás que le llevó a sufrir. Los hombres de Guardiola tocaban y tocaban hasta que veían la ocasión de probar suerte. Agüero, De Bruyne u Otamendi estuvieron cerca de batir a De Gea. Los Diablos Rojos trataban de sobrevivir sin muchas opciones para salir en una contra en busca de la portería defendida por Claudio Bravo.

Pero a pesar del dominio local, no pasaba nada en un partido que estaba decepcionando por todos los lados. El ritmo era lento, el United no proponía nada y, para colmo, Bravo tenía que ser sustituido al lesionarse, en su lugar entraba Caballero, lo que llevaba a que muriera más el encuentro. Nada sucedía hasta que Fellaini perdía la cabeza, daba un cabezazo a Agüero y terminaba expulsado. El belga vio una amarilla y un minuto después hacía la locura del encuentro para dejar a su equipo con uno menos.

Con 10 hombres, el United se metió un poco más, si todavía era posible, en su área y el City trató de buscar un gol que le diese tres puntos muy importantes. Guardiola daba entrada a Gabriel Jesús y el optimismo se instalaba en la parte más celeste de Mánchester. Y no era para menos. El primer balón que tocaba el joven brasileño terminaba besando las redes de De Gea. Locura en el City. Hasta que se dieron cuenta que el línea había señalado fuera de juego. El atacante estaba adelantado en el momento en el que el Kun le asistía. Los citizens lo intentarían hasta el final, pero no encontraron la manera de lograr un gol que les diese los tres puntos.

Al final, El City las tuvo de todos los colores y las falló. El United pudo irse al descanso con ventaja y sufrió en la segunda mitad. Reparto de puntos que deja muy abierta la pelea por la Champions en la Premier League. El que menos falle jugará el próximo curso la competición más prestigiosa del mundo.

Últimas noticias