25 muertos, la mayoría periodistas, y decenas de heridos en un doble atentado del Estado Islámico en Kabul

Comentar

Un doble atentado registrado a primera hora de este lunes en Kabul ha dejado, al menos, 25 muertos y decenas de heridos, la mayoría de ellos periodistas. Entre los fallecidos se encuentra un fotógrafo de la agencia de noticias Agence France-Presse (AFP), Shah Marai. El atentado fue reivindicado por el Estado Islámico horas después de producirse

La primera explosión tuvo lugar en las inmediaciones de la oficina de los servicios de Inteligencia del país (NDS, por sus siglas en inglés), según han informado las fuerzas de seguridad del país.

La deflagración, cuyas causas se desconocen aún, tuvieron lugar en el área de Shashdarak y se ha visto seguida por una segunda explosión, que tuvo lugar frente a la sede del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda de Afganistán.

Shah Marai, fotógrafo de AFP fallecido
Shah Marai, fotógrafo de AFP muerto en un doble atentado en Kabul

La segunda explosión se produjo unos minutos después de la primera y apuntó a los reporteros que habían acudido al lugar de los hechos, confirmó el portavoz de la policía de la capital, Hashmat Stanikzai, que no pudo precisar cuál de los atentados había causado víctimas.

El primer ataque, perpetrado por un kamikaze que iba en moto, tuvo lugar poco antes de las 08H00, cerca de la sede del NDS, precisó el portavoz del ministerio del Interior, Najib Danish.

“Un kamikaze que circulaba a bordo de una moto se hizo explotar ante una academia de inglés en el sector de Shash Darak”, dijo Danish.  “Hemos contabilizado cuatro muertos y cinco heridos, todos civiles”, añadió.  Según él, varias oficinas del NDS se encuentran en ese sector, “pero la explosión tuvo lugar delante de la academia de inglés”.

El ataque ha tenido lugar una semana después de que se produjera un atentado contra un centro de registro e identificación electoral de Kabul, donde murieron al menos 57 personas.

El centro de registro atacado se encontraba en el barrio de Dasht-e-Barchi y es lugar de residencia de muchos integrantes de la minoritaria comunidad chií de los hazaras, constante objeto de ataques reivindicados por parte de Estado Islámico-Jorasán, la sección afgana de la organización terrorista.

La Policía, que sospecha que se trata de un atentado suicida, ha advertido del riesgo de que se produzca un mayor número de atentados en la capital del país de cara a las elecciones previstas para octubre.

Estado Islámico reivindica el atentado

En un comunicado difundido por su agencia de propaganda Amaq, el EI afirmó que el primer atentado golpeó la sede en Kabul de los servicios de inteligencia y las fuerzas de seguridad afganas y el segundo a los periodistas que acudieron al lugar.

“Los apóstatas de las fuerzas de seguridad, de los medios de comunicación y otras personas acudieron al sitio de la operación, donde un segundo hermano kamikaze los sorprendió con su chaleco explosivo”, agregó la rama del EI en Afganistán.

El comunicado identificó al primer kamikaze como “Kaaka al Kurdi”, lo que sugiere que era de origen kurdo, y al segundo como Jalil al Qurashi.

Últimas noticias