Hogar

Cómo hacer un café sin cafetera

El café es una bebida casi mágica. Cada mañana su olor nos despierta de la cama y nos invita a emprender la jornada.

Qué significa las diferentes intensidades del café

Diferencias entre un café torrefacto, mezcla o natural

Capuccino o capuchino: la receta de café con un toque de cacao más deseado

Cómo hacer un café sin cafetera
café (6)

En este día del café nada mejor que tomarse un café especial. Solemos invertir un buen dinero en una cafetera especial, desde un básico hasta una semiprofesional, dependiendo de cuánto nos guste el café escogeremos la opción que mejor se adapte a nuestro bolsillo. No siempre la cafetera estará disponible, podemos sufrir una avería o apetecernos un sabor distinto. Realmente no es necesario hacer un buen café sin cafetera, solo necesitamos una materia prima adecuada, un café molido que podamos infusionar. Antes que nada, avisarte de que se trata de un café muy intenso, te encantará beberlo y disfrutarlo.

Pasos para hacer un café sin cafetera

Cómo hacer un café sin cafetera

  1. En casa solemos tener siempre un café molido especial, el que usamos para la cafetera expreso, aunque para esta preparación también nos vale uno soluble. Sea el café que sea, debe ser de buena calidad.
  2. Merece la pena invertir en la materia prima, independientemente de cómo sea la cafetera, si el café no es bueno no sirve de nada. Las cafeteras profesionales lo muelen al momento, trituran el grano para que quede un sabor más intenso.
  3. Podemos conseguir un resultado similar con un molinillo de café. Los hay automáticos o manuales, pero siempre nos darán ese café especial que buscamos. Lo importante es que el grano sea fresco y tenga el tueste que nos gusta.
  4. Preparamos un cazo con agua y lo calentamos, vamos a hacer una especie de té, pero en lugar de esta bebida crearemos un café de excepción.
  5. Al agua le vamos a añadir el nivel de dulzor que buscamos. Podemos ponerle un edulcorante natural o azúcar convencional.
  6. De esta manera tendremos la base que recibirá nuestro café. Sea en formato soluble o normal, colocamos el café en el cazo, con dos cucharadas será suficiente.
  7. Dejamos que hierva un poco, un minuto y apagamos el fuego. Tapamos para que se infusione y desprenda todo el aroma.
  8. A continuación, colamos el café. Lo dejaremos lo más finito posible para que nos quede una bebida maravillosa.
  9. Podemos añadirle la leche caliente para crear un café con leche increíble. Es más intenso que el convencional y realmente merece la pena disfrutarlo.
  10. Un toque de cacao por encima acabará da darle el punto final de una forma de cocinar café tradicional.

Si estás de acampada o no tienes cafetera, no es excusa para no hacerte uno de esos cafés que impresionan. Un café sin cafetera queda igual o más bueno que uno convencional.

Lo último en ¿Cómo se hace?

Últimas noticias