Cómo hacer un jabón de castilla casero

hacer jabon de castilla casero
Te explicamos, paso a paso, cómo hacer jabón de castilla casero

Si deseas poder hacer una colada ecológica, o un buen cuidado de la piel, nada como usar el jabón de Castilla, que supone una alternativa natural a los detergentes y jabones clásicos en el mercado. Vemos a continuación, paso a paso y de manera fácil, cómo hacer jabón de castilla casero.

Jabón de Castilla

El jabón de Castilla es un jabón natural que tiene orígenes muy antiguos, que se consigue trabajando juntos el aceite de oliva, (pero también el aceite de argán o el aceite de almendras), la salmuera y la barilla, una especie de ceniza alcalina que se obtiene quemando la hierba kali. Precisamente por su composición, se hizo muy popular y se utilizaba tanto en la piel como champú para el cabello o también se ha usado mucho, y se usa, para eliminar manchas de cualquier tejido.

Rico en propiedades y sulfato de sodio y carbonato, es 100% biodegradable y no produce desechos que dañen el medio ambiente. Lo puedes encontrar en herbolarios, pero también lo podemos hacer en casa con la receta que ahora os explicamos.

Pasos para hacer jabón de castilla casero

Para hacer el jabón de castilla casero necesitas los siguientes ingredientes:

  • 1 litro de aceite de oliva
  • 300 gr de agua destilada
  • 128 gramos de sosa cáustica
  • 10 ml de aceite esencial de lavanda

Pasos

Antes que nada, para preparar el jabón de Castilla, necesitarás protecciones tales como guantes de goma , gafas y mascarilla desechable para proteger el tracto respiratorio.

Tenga en cuenta que el proceso de saponificación requiere altas temperaturas (90-100 ° C), por lo que es esencial usar cucharones de madera y otros materiales resistentes a altas temperaturas. Los materiales a evitar a la hora de hacer este jabón (porque son sensibles a la acción cáustica de la sosa cáustica) son: hierro, aluminio, estaño, cobre y plásticos blandos.

Pasos

  1. Para hacer el jabón de Castilla casero, lo primero que debe hacer es pesar los ingredientes, y seguir el orden correcto a la hora de mezclarlos. Primero de todo debes coger el agua destilada y la colocas en una jarra de vidrio.
  2. Ahora deberás añadir con mucho cuidado la sosa cáustica al agua. Por último añade el aceite de oliva que debes calentar primero en una olla.
  3. Cuando el aceite haya alcanzado la temperatura de 40-50 ° (a fuego lento), vierte con mucho cuidado el aceite en la mezcla de agua y sosa cáustica pero con extrema delicadeza.
  4. Ahora tienes que mezclar los tres ingredientes con una batidora. Notarás como esta comienza a espesarse. Cuando la mezcla esté lo suficientemente espesa, agregue el aceite esencial.
  5. Coloca el jabón en moldes y lo dejas reposar durante un día completo antes de poder desmoldar.
  6. El jabón solo se podrá usar después de un período de maduración que varía de 4 a 8 semanas.

Últimas noticias