Balance de Gobierno

Sánchez defiende el diálogo y una "mirada amplia" de la Constitución para negociar con los golpistas

Pedro Sánchez, con sus asistentes en primera fila en rueda de prensa en La Moncloa.
Pedro Sánchez, con sus asistentes en primera fila en rueda de prensa en La Moncloa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reiterado la intención del Ejecutivo de "buscar el diálogo" con los dirigentes independentistas de Cataluña.

En su comparecencia para hacer balance de año, Sánchez ha defendido que "la Constitución no es propiedad de ningún partido" y ha reivindicado a su Ejecutivo como "un Gobierno constitucionalista, pero con una mirada amplia, y no estrecha, de la Constitución” para buscar solución a la cuestión territorial catalana.

En este sentido, ha destacado algunas de las medidas de su Gobierno, como la reactivación de la Comisión Bilateral -una negociación de ‘tú a tú’ con el Govern– y que, ha dicho, "llevaba siete años sin reunirse", además de la retirada de recursos en el  Tribunal Constitucional.

"Le pedimos al Gobierno de Cataluña que pase de la voluntad de dialogar al diálogo real, siempre dentro de la Constitución y del Estatuto de Autonomía", ha insistido después en varias ocasiones. Sobre el juicio a los líderes acusados por el referéndum del pasado 1 de octubre, Sánchez ha rechazado hacer "valoraciones".

El dirigente socialista ha considerado que "no va a haber una solución política en Cataluña hasta que haya un gran acuerdo que trascienda a los dos bloques" y ha aprovechado para arremeter contra la oposición, que le reclama más firmeza contra los dirigentes secesionistas.

"Ya me gustaría a mí tener la oposición que nosotros ejercimos cuando estaba en el Gobierno el señor Rajoy", ha espetado.

Acuerdo sobre los ’21 puntos’

Sobre el documento de 21 peticiones entregado por Quim Torra, Sánchez ha revelado que su intención es llegar a un "acuerdo conjunto" basado, ha dicho, en la "ley y el diálogo" y los "acuerdos trasversales en torno a la sociedad catalana".

"Lo cotidiano en las reuniones con el soberanismo catalán es que estas cuestiones siempre salgan, por eso digo que fuera de la Constitución es un monólogo", ha insistido, sobre la exigencia de una mediación internacional para resolver el "conflicto", solicitada por el presidente catalán.

Agotar la legislatura

Preguntado por una convocatoria anticipada de elecciones, Sánchez ha zanjado que "la vocación del Gobierno de España es agotar la legislatura.

El presidente del Gobierno ha avanzado que espera que los partidos independentistas apoyen los Presupuestos Generales y ha asegurado que "en las comisiones bilaterales" con las comunidades autónomas se ha "reducido la conflictividad".

"Lo lógico es que estos acuerdos se pudieran materializar en el proyecto de presupuestos que presentaremos en enero", ha dicho.

Como ya hizo hace unos días en el Senado, el dirigente socialista ha incidido también en la buena relación con el Gobierno Vasco, argumentando la transferencia de competencias con la que pretende recabar apoyos a sus cuentas.

Sánchez ha enarbolado un discurso profundamente europeísta para subrayar que su compromiso es avanzar “después de años de parálisis y desidia”.

"Hemos hecho más por la regeneración en seis meses que el anterior gobierno durante siete años”, ha defendido desde el comienzo de su intervención.

Últimas noticias