La Policía desarticula en Carabanchel el cuartel general de la banda latina más violenta de Madrid

Comentar

Un piso okupado de la calle Abrantes en el barrio de Carabanchel era hasta hoy el cuartel general de la banda latina más numerosa y violenta de la Comunidad de Madrid, la de los Dominican Don´t Play (DDP). Los pandilleros, siguiendo un nuevo patrón que se ha repite en los últimos meses en la Comunidad de Madrid, habían okupado la vivienda para eludir la vigilancia policial, esconder armas y drogas, y dar refugio a menores captados por la banda.

En la fachada, escrito con espray, el aviso “D3” que marcaba a otros pandilleros la vivienda como la sede del sector 3 ( los diferentes grupos que constituyen la banda se reparten la ciudad por sectores ). Un poco más disimulada pero en la misma fachada, otra contraseña “CH4” para advertir de que en caso de urgencia si la vivienda estaba vacía cualquier miembro de la banda podría encontrar a los jefes de ese sector en la cercana plaza de Los Cuatro Chorros.

El piso, donde la Policía ha intervenido machetes, cuchillos y documentación de la banda, registraba un movimiento inusual y estaba en la mira policial desde el pasado 4 de marzo. Entonces un joven dominicano de 19 años murió de un disparo en el pecho en el interior del piso durante un suceso aparentemente accidental. Otros cuatro miembros de la banda sacaron su cadáver arrastras por la escalera hasta dejarlo tirado en el descansillo del piso inferior.

Todos fueron detenidos, pero los policías de los radiopatrullas junto con los expertos de la Brigada de Información siguieron controlando el piso confirmando que seguía la actividad en su interior. Así durante las pasadas fiestas de San Isidro, en las que también se registraron enfrentamientos entre bandas latinas, la Policía detuvo a varios pandilleros cuando se dirigían a la vivienda con una maleta cargada con 11 machetes de más de 30 centímetros de longitud.

Los agentes detectaron que los pandilleros que seguían acudiendo a la vivienda tras la última operación se dedicaban a asaltar a otros jóvenes para robarles. Así comprobaron que su modus operandi consistía en localizar a las víctimas, entablar una conversación amigable con ellas y tras rodearles propinarles una paliza brutal para robarles. En total, la Policía ha detenido a 39 jóvenes, entre ellos 11 menores de edad, miembros de las tres bandas mas activas, Dominican Don`t Play (DDP), Ñetas y Trinitarios.

Ataque en el Metro

Precisamente, estos últimos protagonizaron uno de los asaltos más violentos que han registrado las cámaras del metro de Madrid cuando un grupo de cerca de 40 trinitarios atacaron con machetes a otro grupo de jóvenes a los que señalaron como miembros de la banda rival DDP. Las cámaras registraron los momentos de pánico de los pasajeros y el brutal intento de homicidio a machetazos de las víctimas. Los agresores, entre ellos el jefe de la banda en la Comunidad de Madrid, fueron condenados recientemente a 6 y 3 años de cárcel por pertenencia a banda organizada y lesiones.

El comisario José Ricardo Gabaldón, segundo máximo responsable de la Brigada de Información de la Policía en Madrid y mayor experto policial en bandas latinas de España, calcula que en la región hay cerca de 200 pandilleros activos, una cifra sensiblemente inferior al millar de integrantes que militaban en estas bandas hace una década. El trabajo policial ha conseguido prácticamente borrar del mapa madrileño a Latin Kings y Ñetas, las dos bandas más activas en el pasado, y aunque los policías saben de la extrema dificultad para acabar por completo con el fenómeno de las bandas latinas sí han conseguido mermar sus seguidores en un 80% y reducir al mínimo su capacidad de captación en la Comunidad de Madrid.

Últimas noticias