Pablo Fernández

Cazado en un restaurante de Madrid saltándose el confinamiento el líder de Podemos en Castilla y Léon

Pablo Fernández, procurador por León, ha sido visto este domingo en el restaurante 'Ojalá' de Madrid

La Junta confina a León y Palencia por el aumento de la pandemia de coronavirus

El secretario general de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández Santos, ha sido cazado este domingo en un restaurante ‘chic’ de Madrid pese al confinamiento perimetral de la capital y también de la ciudad de León, donde el dirigente morado realizó declaraciones el pasado viernes. Desde el miércoles 7 de octubre nadie podía salir de León salvo por las razones justificadas establecidas por la Junta, mientras que desde el viernes 9 también está restringida la entrada y salida de Madrid por el estado de alarma, con similares excepciones.

En concreto, Fernández ha sido visto este 11 de octubre en el restaurante Ojalá, ubicado en calle de San Andrés en el madrileño barrio de Malasaña, según las imágenes a las que ha tenido acceso OKDIARIO. El actual procurador por León en las Cortes castellano-leonesas portaba una mascarilla con el lema ‘Sanidad Pública’ como las que utilizan otros dirigentes de Podemos, incluido el propio vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y que comercializa la empresa textil ‘198’.

Esta firma fue fundada por Juanma del Olmo, ex diputado y actual secretario de Comunicación en la Ejecutiva de Pablo Iglesias. De Olmo ha sido imputado por el titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, en la causa que investiga la presunta financiación irregular de Podemos y los pagos de la consultora chavista Neurona. La formación morada también está imputada como persona jurídica.

OKDIARIO se ha puesto en contacto con Fernández a través de su equipo de prensa y desde aquí han señalado que el líder de la formación morada en Castilla y León se desplazó el pasado viernes desde León a Madrid «en torno a la una de la tarde» por «motivos laborales» alegando su condición de responsable de Medio Rural y España Vaciada de Podemos, que reunió a su Secretariado (la Ejecutiva) aquel mismo viernes, según afirma el partido de Iglesias. En la agenda oficial de Podemos no figuró ese encuentro «al no haber convocatoria de prensa por el coronavirus», sostienen.

Si bien el BOE no publicó el estado de alarma en Madrid hasta las 16.47 del viernes, en León sí que estaba vigente el confinamiento perimetral cuando Fernández salió de la ciudad por «motivos laborales», insisten las mismas fuentes. En cualquier caso, tampoco hay constancia de actos públicos de Podemos con participación de Fernández ni el sábado ni este domingo, más allá de la agenda privada que pudiera tener. Desde su equipo, apuntan que el dirigente morado optó por permanecer en Madrid el fin de semana para «no acumular desplazamientos».

Canutazo

La última aparición pública de Pablo Fernández tuvo lugar en pasado viernes 9 de octubre por la mañana en una canutazo a los medios de comunicación en el Paseo de Palalaguinda de León, que acoge el tradicional mercado de Colón y donde anunció la presentación de una proposición no de ley (PNL) para instar a la Junta de Castilla y León a permitir un mayor número de puestos de venta al aire libre pese a la pandemia.

El Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) publicó el pasado martes 6 de octubre las respectivas órdenes de la Consejería de Sanidad con nueve medidas restrictivas, incluyendo aquí el confinamiento perimetral de León (125.000 habitantes), donde Pablo Fernández compareció el viernes ante la prensa. Su entrada en vigor fue fijada para las 00.00 horas del día 7.

La orden dice que «se restringe la entrada y salida de personas en el municipio de León, salvo para aquellos desplazamientos, adecuadamente justificados, que se produzcan por alguno de los siguientes motivos». Y enumera aquí la asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios; el cumplimiento de obligaciones laborales, profesionales, empresariales o legales; la asistencia a centros universitarios, docentes y educativos; el retorno al lugar de residencia habitual», así como «la asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables».

Interior del restaurante ‘Ojalá’ en el barrio madrileño de Malasaña. (Foto: Ojalá)

Otras excepciones son aquellas salidas «para desplazarse a entidades financieras y de seguros; para realizar actuaciones requeridas o urgentes ante los órganos públicos, judiciales o notariales; para realizar renovaciones de permisos y documentación oficial, así como otros trámites administrativos inaplazables; para realizar exámenes o pruebas oficiales inaplazables; por causa de fuerza mayor o situación de necesidad» y  para «cualquier otra actividad de análoga naturaleza, debidamente acreditada».

Responsabilidad

En relación a dicha orden, el alcalde de León, el socialista José Antonio Díez, se mostró este semana de acuerdo con las medidas y apeló a la responsabilidad de los ciudadanos para que fuese lo más efectivas posible, algo a lo que no ha contribuido con el ejemplo el líder de Podemos en Castilla y León.

En sus declaraciones del pasado viernes en la capital leonesa, Pablo Fernández manifestó que «estos días la Justicia está dando una imagen desconcertante para gran parte de la ciudadanía en este país», aludiendo así a la «contradicción» entre la sentencia del TSJ de Madrid, que tumbó la orden ministerial de Salvador Illa, y la del TSJ de Castilla y León, que ratificó el cierre de León, Palencia y San Andrés de Rabanedo.

«La ley que ambos mencionan es la 16/2003 y el argumento jurídico es el mismo. Que haya dos sentencias en dos comunidades distintas habla del desbarajuste de la Justicia», señaló Fernández.

Fernández se refirió así la situación de Madrid, dado que el Gobierno había convocado para esa misma mañana un Consejo de Ministros extraordinario a fin de decretar el estado de alarma en la capital y otros 8 municipios. El dirigente morado aprovechó la ocasión para arremeter contra la Justicia y contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

«Así como en Castilla y León sí creo que se están anteponiendo los criterios sanitarios, decir también que la Comunidad de Madrid lleva en estado de alarma desde que Ayuso y Aguado la gobiernan», sentenció.