Juicio al 'procés' catalán

Ex altos cargos de ERC piden la nulidad de la causa del 1-O investigada en el juzgado 13 de Cataluña

Independentismo catalán
Juzgados de Instrucción de Barcelona. Foto: EP
Comentar

Los cuatro ex altos cargos de la Generalitat alegan que el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona -que mantiene abierta desde el pasado mes de febrero de 2017 la investigación de los preparativos de convocatoria del referéndum del 1-O- se escogió "por la ideología del juez”, en referencia al ya fallecido Juan Antonio Ramírez Sunyer.

Cuatro ex altos cargos de la Generalitat, vinculados a ERC denuncian judicialmente presuntas irregularidades en la adjudicación de la pieza del procedimiento que investiga el separatismo en Cataluña. Alegan que el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona -que mantiene abierta desde el pasado mes de febrero de 2017 la investigación de los preparativos de convocatoria del referéndum del 1-O- se escogió “por la ideología del juez”, en referencia al ya fallecido Juan Antonio Ramírez Sunyer.

Sostienen que la causa no podía asignarse a un juzgado que salía o entraba de guardia, como era el caso del 13, por lo que aseguran que se incumplieron las normas de reparto por turno, con  la intención de que la misma recayese en un juez que garantizase una instrucción determinada y conforme a “los intereses del Estado”.

De ahí que soliciten la nulidad de la causa al considerar que desde el poder judicial se vulneró de manera “flagrante” e intencionada la normativa vigente en el reparto de la turnicidad.  Y que se buscó adjudicar la investigación al juzgado número 13, titularidad de Ramírez Sunyer, de manera “irregular” debido a su “sesgo ideológico” y a su “obsesión con la situación” política entre Cataluña y España. Añaden que Ramírez Sunyer mantenía una “afinidad” con el denunciante y, por lo tanto, aseguran que la instrucción carece de “imparcialidad subjetiva y objetiva”.

Los denunciantes, todos ellos vinculados a ERC, han ocupado en la Generalitat diferentes cargos de responsabilidad en diversas secretarías generales, y confían en que, durante los próximos días, se adhieran a su escrito otros miembros de la alta administración catalana.

En el caso de que la causa fuese finalmente anulada, el procedimiento debería asignarse a otro juzgado y comenzar de nuevo desde cero. Además, el Tribunal Supremo -que en unos días arrancará con las sesiones del juicio del 1-O- no podría utilizar como prueba ninguna de las investigaciones ni actuaciones practicadas por dicho juzgado. También el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez, como el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, que se encuentran actualmente en prisión provisional, podrían verse beneficiados de prosperar esta denuncia, ya que al cambiar la competencia del juzgado, tendría que revisarse su situación procesal de privación de libertad.

“Obsesión patente” de Ramírez Sunyer

En sus escritos de denuncia, los abogados de los altos cargos catalanes aseguran disponer de pruebas para respaldar sus “numerosas dudas” sobre la “imparcialidad” de Ramírez Sunyer. Quien, a pesar de sufrir una grave enfermedad, se dedicó “en exclusiva a una causa compleja” y prolongó, voluntariamente, su situación en activo “hasta los 72 años”.

Tras el fallecimiento de Ramírez Sunyer, la titular del juzgado es la juez Alejandra Gil Lima.

Últimas noticias