El Gobierno prepara un manual de estilo para que las TV públicas den su versión de la Guerra Civil

Gobierno-TV
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.
Comentar

El Gobierno prepara un manual de estilo para que todas las televisiones públicas expliquen su versión de la Guerra Civil. Se trata del enésimo paso en el deseo del PSOE de imponer su supuesta verdad sobre la II República, la Guerra Civil e incluso el tránsito hacia la Transición. Un paso más que pretende que todos los “medios de comunicación públicos” cuenten con un mismo texto que deberán divulgar activamente para reeducar a la sociedad y borrar cualquier deseo de pensar de forma diferente.

El Gobierno apuntó ya esta posibilidad en su proposición de ley del año 2017. Y quiere ahora retomarla para martillear con su doctrina y seguir utilizando el tema de la Guerra Civil como un reclamo de voto.

De este modo, el Gobierno pretende usar los medios de comunicación públicos para promocionar el conocimiento de lo que denomina la “memoria democrática española”. Y para ello quiere impulsar “programas específicos de divulgación” y la “cobertura informativa de actividades relacionadas con la materia” con un único fin: la divulgación del relato de las víctimas del franquismo y de una versión oficial sobre lo ocurrido en la Guerra Civil, antes y después de ella.

El PSOE lo quiere hacer al unísono en todos los medios de comunicación públicos y, con este objetivo, pretende elaborar un “manual de estilo para el adecuado tratamiento de la información en materia de memoria histórica”.

Su implantación será obviamente más complicada en los medios públicos autonómicos en manos de comunidades gobernadas por otros partidos contrarios a esta postura. Pero allí el PSOE cuenta con la capacidad de presión de los sindicatos y los partidos afines al guerracivilismo para influir en la implantación del manual de estilo.

Pero donde el manual de estilo puede convertirse en el dogma infranqueable será en todos los medios públicos bajo mando de los socialistas o de sus aliados de moción de censura.

La conversión de la verdad oficial socialista sobre la Guerra Civil en manual de estilo, además, esconde una peligrosa estrategia adicional. Y es que los profesionales que no se sientan cómodos con él no podrán invocar, en teoría, una cuestión ideológica para negarse. Porque, al tratarse de práctica de estilo del medio, no reviste discusión posible u opinión: se debe aplicar y punto.

La proposición de ley de 2017 de los socialistas, además, deja claro que todo ello se encamina a la realización masiva de acciones dirigidas a “difundir la verdad sobre lo sucedido”. Allí se narraban las medidas de satisfacción, que incluyen, entre otras:
a) Reconocimiento público del carácter de víctima, de su dignidad, nombre y honor.
b) Efectuar las publicaciones a que haya lugar relacionadas con el literal anterior.
c) Actos conmemorativos y homenajes públicos
) Reconocimientos públicos y solicitudes de perdón institucional.
e) Construcción de monumentos públicos con perspectiva de reparación y reconciliación.

Y de todo ello se debería informar de forma concienzuda en los medios de comunicación pública. Y, por supuesto, siguiendo el manual de estilo de la verdad oficial.

Últimas noticias