EL 'ANCHOAGATE' DEL PRESIDENTE DE CANTABRIA

Cuando Rita Barberá pidió investigar las anchoas de Revilla y éste respondió que “me las regalan”

Miguel Ángel Revilla
Revilla en una imagen de archivo.
Comentar

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, aseguró en su día que “en la mayoría de los casos” las empresas de anchoas recurrían a él para regalarle las conservas “sin comprarlas”. Revilla respondió así a las declaraciones que realizó la ex alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, pidiendo que se investigasen “las anchoas que regalaba Revilla” puesto que se estaba dedicando a repartirlas como “dádiva”.

Revilla, lejos de dar una explicación coherente, insultó a la ex alcaldesa de Valencia respondiéndole que ella debía de “comer bien, por el aspecto que tiene” y comparó sus obsequios con los trajes de Francisco Camps: “Hay una diferencia entre vestirse presuntamente de manera clandestina y lo que hago yo, ir con la bolsa de anchoas en la mano”, dijo el regionalista.

Sin embargo, estas declaraciones fueron totalmente contrarias a las facturas publicadas por este diario, que prueban que Revilla se gastó 500.672 euros durante dos legislaturas en comprar las conservas que generosamente regalaba, y que utilizaba para promocionarse en programas de televisión.

Algunas de las partidas más llamativas son la compra de 285 maletines de grandes surtidos de latas de anchoas “Serie Oro” por valor de 23.941 euros; ventresca de atún en aceite, cazuelas de bonito y mejillones en escabeche, como se observa en algunos de los documentos que reproduce este diario.

Cuando Rita Barberá pidió investigar las anchoas de Revilla y éste respondió que “me las regalan”

Las órdenes de pago de buena parte de estas facturas correspondientes a la compra de anchoas, bonito y demás conservas, eran firmadas por Guillermo Blanco Gómez, jefe de gabinete de Miguel Ángel Revilla y vicesecretario de Organización de su formación política, el Partido Regionalista de Cantabria (PRC).

Además, OKDIARIO sacó a la luz que Revilla le compraba las anchoas a personas que fueron en las listas de su propio partido político. De esta manera, el presidente de Cantabria, inyectó 1,6 millones de euros públicos en la fábrica de conservas del número 1 del Partido Regionalista de Cantabria (PRC) en Castro Urdiales, y compró 254.540 euros en anchoas a la empresa de anchoas a otro miembro de su partido que se presentó a las elecciones municipales del 2011 en Santoña.

Últimas noticias