España

Junts pel Sí y la CUP aprobarán antes del 1-o la principal ley de ruptura que proclamará la República

Raül Romeva (d) y Jordi Turull (i) de Junts pel Sí (JxSí) y Antonio Baños de la CUP tras presentar su propuesta de declaración independentista.
0 Comentar

Junts pel Sí y la CUP han presentado este lunes en el Parlament la Ley de Transitoriedad Nacional, la principal de las ‘leyes de desconexión’, prevista para crear un marco legal alternativo al español tras la celebración del referéndum ilegal el próximo 1 de octubre.

Los separatistas anunciaron que aprobarán esta norma antes del 1-o. Según explicaron ambas formaciones en una rueda de prensa en el Parlament, la ley pretende dar la cobertura y el marco jurídico del periodo inmediatamente posterior a esa eventual victoria del ‘sí’, por lo que entraría en vigor entre el 2 de octubre y unas elecciones constituyentes, tras las cuales se aprobaría una “constitución catalana”.

Han recalcado que la norma solo entraría en vigor si gana el ‘sí’ a la independencia, mientras que quedaría suspendida si gana el ‘no’. Lo ha dicho este lunes el presidente de JxSí en el Parlament, Lluís Corominas, en una rueda de prensa con el diputado de su grupo Jordi Orobitg y los diputados de la CUP Benet Salellas y Gabriela Serra, y en la que ha desvelado que el nombre completo de la norma es Ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república.

Así, JxSí y la CUP buscan dar con esta ley “la seguridad jurídica que queremos que haya en todo momento en este proceso y la transparencia, pues faltan 35 días para votar y con un periodo suficientemente largo de tiempo el ciudadano conocerá cuáles son las consecuencias de su voto, sea ‘sí’ o ‘no'”, señaló Corominas.

El diputado criticó a los que han intentado que el pacto entre las fuerzas independentistas “encallase” y destacó que este lunes pueden anunciar el acuerdo en el contenido de la norma y en el periodo de su aprobación.

Algo totalmente utópico según el Ejecutivo de Mariano Rajoy que sigue asegurando que “el referéndum no se celebrará”. Los grupos parlamentarios de Junts pel Sí y de la CUP se han mostrado contentos asegurando que “el ‘procès’ sigue adelante y los catalanes van a poder votar”.

El registro de esta norma no se ha visto exento de polémicas y, curiosamente, entre las principales fuerzas independentistas. Esta norma debía de presentarse la última semana de julio pero el PDeCAT se mostró partidario de que la ley se aprobase una vez se haya celebrado el referéndum y se haya dado esa eventual victoria del ‘sí’. Tanto ERC como la CUP han sido favorables a que la norma se apruebe ya en septiembre, antes del eventual referéndum del 1-O y debido a estas presiones, los separatistas presentaron la ley este lunes.

Sustituir el TC por una Sala de Garantías

El entendimiento entre ambas fuerzas solo se mantiene en la presentación de esta norma, no en su registro y mucho menos cuándo debería de aprobarse. Otro asunto que también ha enfadado profundamente al PDeCAT fue que un diputado de la CUP desvelase parte de su contenido frente al hermetismo del resto del resto de grupos conocedores.

Benet Salellas, abogado y diputado de la CUP, aseguró en una entrevista en Europa Press que el Tribunal Constitucional (TC) se sustituiría por una “Sala de Garantías” y que se crearía un Tribunal Supremo Catalán. “Para el TC buscamos una fórmula diferente porque pensamos que la última etapa de alguna manera nos pide cambiar la nomenclatura para no reproducir una institución que ha sido tan antidemocrática en relación con la soberanía de Cataluña”, explicó Salellas.

Dación en pago

Como ya publicó OKDIARIO, el texto también incluye la dación en pago a modo de guiño hacia la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para que finalmente aprobase el referéndum y llamara a la movilización. Aspecto que no ha terminado de convencer del todo para que Colau se anime a mandar a su gente a participar. También incluyen la revalorización de las pensiones para distanciarse del modelo del Gobierno. En el documento también figura la abolición de la conocida como ‘ley mordaza’ del PP y vuelve a aceptar leyes contra la pobreza enegética, abolidas actualmente por el TC.

El próximo paso: la ley del referéndum

El próximo choque de trenes este el Estado y la Generalitat será el próximo 6 de septiembre cuando las fuerzas separatistas ya avanzan que tienen pendiente aprobar la ley del referéndum. La norma podría fijarse a través de un decreto del Gobierno o bien en virtud del artículo 81.3 del reglamento, que permite a dos grupos parlamentarios alterar el orden del día para debatir una cuestión determinada. Una trampa de la OKDIARIO ya dio buena cuenta. Puigdemont aseguró la semana pasada que el Gobierno ya dispone de 6.000 urnas y Moncloa sigue ‘in vigilando’ para evitar que nada ilegal se registre sin su actuación, todo será recurrido ante el TC, recuerdan.

Últimas noticias

Lo más vendido