Presupuestos Generales del Estado

El acuerdo eléctrico de PSOE y Podemos torpedea los beneficios nucleares de Iberdrola, Endesa y Naturgy

Nucleares
Central nuclear de Ascó.
Comentar

Las tecnologías nuclear e hidroeléctrica son las más económicas pero se retribuyen como las más caras

Iberdrola, Endesa y Naturgy poseen la mayoría de centrales nucleares, que aportaron un 22% de la energía en 2017

El acuerdo alcanzado entre PSOE y Podemos en materia eléctrica torpedea directamente a compañías como Iberdrola, Endesa y Naturgy (antigua Gas Natural), al poner el foco sobre las tecnologías nuclear e hidroeléctrica, las más baratas del sistema, donde la generación del megavatio se retribuye sin embargo al mismo precio al que se paga el megavatio en las tecnologías más caras (normalmente, carbón y gas natural).

Fuentes del mercado eléctrico creen que estas medidas si cristalizan podría hacer daño a la industria, aunque ponen en duda la posibilidad de “sacar del mercado mayorista a la hidráulica y la nuclear”, debido a que son normativas europeas las que mandatan que estén incluidas en el pool.

Concretamente el acuerdo PSOE-Podemos habla de “realizar los cambios normativos necesarios en relación con el funcionamiento del mercado eléctrico para acabar con la sobrerretribución (conocida como ‘beneficios caídos del cielo’) que reciben en el mercado mayorista determinadas tecnologías que fueron instaladas en un marco regulatorio diferente, las cuales fueron instaladas en un marco regulatorio anterior a la liberalización y han recuperado sobradamente sus costes de inversión”. Según indica este texto, se apuesta por limitar “lo que determinadas tecnologías pueden cobrar en el mercado eléctrico”, contando la diferencia como ingreso del sistema eléctrico y destinándolo “a abaratar la factura de la luz de todos los consumidores”.

Estas tecnologías que reciben una sobrerretribución son aquellas en las que más fuertes son las grandes eléctricas españolas: Iberdrola, líder en hidráulica; Endesa, líder en nuclear y Naturgy, que ha entrado tanto en una como en otra energía. Este periódico se ha puesto en contacto con todas ellas, así como con Foro Nuclear, que ha preferido no pronunciarse sobre el asunto.

Iberdrola, la reina nuclear

La empresa presidida por Ignacio Sánchez Galán es la número 1 en generación nuclear en España. Participa de forma directa en cinco centrales (Cofrentes al 100%, Ascó, Vandellós, Almaraz y Trillo) y en Garoña a través de Nuclenor. Iberdrola declaró 1.200 millones de euros de pérdidas en los últimos cinco años y aunque su presidente ha declarado tener prisa por desmantelar sus centrales e incluso ha intentado vender algunas, lo cierto es que la nuclear es en estos momentos la energía que más generación neta tiene Iberdrola como puede verse en este gráfico de sus cuentas de 2017.

 

El acuerdo eléctrico de PSOE y Podemos torpedea los beneficios nucleares de Iberdrola, Endesa y Naturgy

En el caso de Endesa, estamos hablando de una compañía que factura 700 millones de generación, una generación que le supone un 5% de sus ingresos de aproximadamente 15.000 millones. De los 62.000 GW/h generados en 2017 26.448 GWh fueron nucleares y 5.000 GW/h hidráulico.

Por último con respecto a Naturgy, que participa en dos de las ocho centrales nucleares con participaciones minoritarias (Trillo y Almaraz), tiene 4.578 GW/h de nuclear por 1.126 de hidráulica en el año 2017.

La nuclear, la energía más usada del sistema

No conviene olvidar cuál es el mix energético español actualmente: en 2017 la energía nuclear fue la principal fuente, con un 22,6%. La hidráulica cayó al 7,3% el año pasado por la escasez de lluvias, algo que se ha solventado en 2018 de manera notable. Su posición el año anterior fue del 14,2%. Entre ambas pueden acercarse, en condiciones normales, al 40% de la generación total de electricidad en España.

Fuentes del sector eléctrico argumentan no obstante que “las centrales hidroeléctricas no están amortizadas, ya que tardan unos 70 años en amortizarse por la obra civil que necesitan”. En los balances de las eléctricas se observa una amortización contable por recuperar de más de 7.000 millones de euros, y aplicando este baremo les quedarían más de 30 años.

Últimas noticias