Pensiones

La Jubilación: planifique bien su edad de oro

Ancianos Terapia
Pensiones
Comentar

“Me preocupa el futuro, es donde voy a pasar el resto de mi vida”. Woody Allen.

En el transcurso de mi último Camino de Santiago, y al final de una de sus etapas, dentro del seno del grupo de amigos que solemos hacerlo cada año alguien, al llegar la tarde, dejó caer la siguiente pregunta: “¿qué es para cada uno de vosotros la vida?”. A veces, la propia dureza del camino, la belleza del paisaje, los momentos de silencio, e incluso los “desiertos de existencia” que nos toca atravesar en algún instante, hacen que uno llegue a hacerse una pregunta tan transcendental como esta. Bueno, pues tras escuchar a cada uno de mis amigos les hice partícipes de que, para mí, la vida es un verdadero regalo.

Ya de regreso a mi trabajo diario, escuchando una conferencia sobre inversiones en el sector salud, recordé aquel día buscando “flechas amarillas”. Y caí en la cuenta de que si la esperanza de vida se va alargando en nuestra sociedad –como consecuencia de un mayor hábito de vida saludable entre los españoles o del aumento del gasto sanitario tanto en tratamientos preventivos como curativos–, o tomábamos conciencia de ello, o lo que yo creía que era un regalo podría, en las últimas etapas de nuestra vida y coincidiendo con la vejez, convertirse en un verdadero suplicio.

Según la información elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la esperanza de vida en el año 1920 era de tan solo 40,2 años para los hombres y de 42,1 años en el caso de las mujeres españolas. Casi cien años después hemos pasado a una esperanza media de vida de 80,43 años en el caso de los hombres y de 85,80 en el caso de las mujeres. Y según el propio INE, en base a unas tablas de simulación elaboradas por el instituto, la esperanza media de vida en nuestro país dentro de unos 40 años podría pasar a situarse  en casi los 86 años para los hombres y ligeramente por encima de los 90 años para las mujeres.

Todo apunta, por tanto, a que vamos a vivir más –con la esperanza de vivir mejor– y, en consecuencia, esto debería hacer que nos replanteáramos muchas percepciones, quizás equivocadas, en temas sociales, económicos, laborales e incluso personales, teniendo que ajustarlas a una nueva realidad. Habrá que ajustarlas, por ejemplo, al hecho de que viviremos más tiempo y, por lo tanto, tendremos que trabajar más años; a la vez que sería muy conveniente planificar cuanto antes nuestros ahorros e inversiones, adaptando dicha planificación a esa nueva realidad si no queremos que ese regalo, en forma de mayor longevidad, termine por convertirse en un verdadero calvario. Porque, en esa “edad de oro”, lo que deberíamos tener –si la salud nos acompaña– es tranquilidad y estabilidad financiera para disfrutarla con absoluta plenitud.

Una mayor información en el sistema de pensiones permitiría una mejor tomas de decisiones que favorecería nuestra propia jubilación

Sin embargo, en nuestro país aún no tenemos ese hábito, también saludable, de planificar adecuadamente nuestras finanzas presentes y futuras. En este sentido, poco ayuda el hecho de que desde el Gobierno español no se haya enviado una carta con la indicación de la futura pensión estimada para cada uno de los españoles, tal y como se acordó en el año 2015. Más y mejor información, en torno al sistema público de pensiones, permitiría que todos pudiéramos tomar las decisiones de inversión más acertadas en torno al ahorro enfocado hacia nuestra propia jubilación. Asimismo, y en mi humilde opinión, tampoco ayuda el hecho de que se vuelva a gravar con impuestos los posibles beneficios que obtengamos con nuestros ahorros. No olvidemos que éstos son fruto de otros ingresos, rentas, incrementos patrimoniales, etc, que fueron en su día gravados impositivamente. No cuidar ni incentivar el ahorro, en un país como el nuestro donde existe déficit del mismo, es una gran equivocación.

A pesar de todo, es cierto que hay muchos conciudadanos a los que, como le sucede a Woody Allen, sí les preocupa su futuro y tratan de planificarlo. Y ya sabemos que donde nace una necesidad, también surge una oportunidad de negocio… una oportunidad que muchas entidades financieras tratan de explotar, en estos instantes, a través de campañas comerciales agresivas a través de la captación de dinero en planes de pensiones.

Como este blog de lo que trata es no sólo de hacer reflexiones, ante hechos económicos y financieros que acontecen cada día, sino de ser además práctico y ayudar a los ahorradores a invertir mejor sus patrimonios financieros, permítanme que les de una serie de consejos sobre cómo actuar ante dichas campañas comerciales:

En primer lugar, acostúmbrense a planificar siempre sus necesidades de liquidez del corto y medio plazo, así como las necesidades que pudieran surgirles a largo plazo y, muy especialmente, cuando llegue el momento de su jubilación. Aunque le parezca que la jubilación aún queda demasiado lejos en el tiempo, empiece cuanto antes a ahorrar para completar su pensión pública y así evitar males mayores en ese momento.

El segundo consejo, por favor, desestacionalice la inversión de sus ahorros. Yo creo que ahora, y en plena campaña de planes de pensiones, sí puede ser un buen momento para hacer una aportación a un buen plan o para invertir en otro producto enfocado para la jubilación. Sin embargo, mi consejo es que no se acostumbre a realizar toda la inversión en única fecha, sino que, en la medida de lo posible, realice aportaciones periódicas a lo largo de todo el año. No en vano, determinar el mejor momento temporal para hacer la aportación es muy difícil.

El tercer consejo es que no se deje aturdir por las campañas comerciales agresivas de fin de año de determinadas entidades financieras. Éstas sólo persiguen incrementar el patrimonio que gestionan en productos enfocados a la jubilación, “seduciendo” a potenciales clientes sin detenerse a pensar que quizás el producto que ofrecen no es el mejor para los mismos o que la letra pequeña de la propia campaña comercial “ata” a los ahorradores a condiciones nada ventajosas para los mismos. La mejor seducción es la rentabilidad final conseguida ajustada al nivel de tolerancia al riesgo que tengamos.

Ante una campaña comercial de planes u otros productos de ahorro e inversión uno debería hacerse esta pregunta: ¿qué prefiero, un jamón, una vajilla, un cheque regalo… o una buena rentabilidad en el producto seleccionado? Y lo digo porque, dependiendo de cuál sea su respuesta, logrará o no una libertad financiera que, llegado el momento de la jubilación, le permita vivir dignamente.

No olviden que un plan de pensiones no es un vehículo financiero que sirve sólo para conseguir desgravación fiscal en el IRPF. ¡Si piensan así están en un grave error! Principalmente, por dos razones. En primer lugar, porque se trata de un producto de inversión como tantos otros y, en consecuencia, así debe ser tratado a la hora de ser seleccionado. Y en segundo lugar, porque cuando lo rescatemos tendremos que rendir cuentas de ello con la Hacienda Pública, por lo que no es más que un diferimiento fiscal.

Ojo, por tanto, con las campañas comerciales que tratan de seducirnos con un buen regalo… y que podemos llegar a contratar sin leernos la letra pequeña. Aunque, a veces, ese premio puede resultar atractivo y el producto contratado también, lo normal es que esto sea la excepción y, al final, “el jamón” nos salga muy caro.

El cuarto consejo, y muy relacionado con el anterior punto, es que, a la hora de seleccionar un plan de pensiones, por favor, analice la oferta existente, estudie la política de inversiones del producto y el estilo de gestión aplicado, así como la consistencia de sus rendimientos. Tampoco se olvide de preguntar por las comisiones que le van a cobrar y si éstas se adaptan a la estrategia seguida por el plan. Y algo muy importante, si tiene dudas a la hora de elegir el plan de pensiones que mejor se adapte a su perfil de riesgo, mi recomendación es que cuente con un asesoramiento objetivo y profesional.

Llegados a este punto, y teniendo en cuenta el entorno actual de mercados financieros, algunos de ustedes se preguntarán qué estrategia de planes de pensiones recomiendo seguir en estos instantes. La respuesta es muy clara: una estrategia muy similar a la que sugiero a la hora de invertir en fondos de inversión y que he venido señalando las últimas semanas en este mismo blog: poca renta fija, liquidez, determinados retornos absolutos, mixtos de bolsa que nos defiendan en momentos adversos de mercado y renta variable “agnóstica” de estilos de gestión y centrada, sobre todo, en Estados Unidos y Europa.

¿Alguna idea que me guste especialmente?:

Planes de pensiones que ‘clonan’ la estrategia de buenos fondos de inversión. Es una realidad que la rentabilidad ofrecida por los fondos de inversión supera en varios puntos porcentuales a la que ofrecen la gran mayoría de los planes de pensiones comercializados en España. Ahora bien, aunque no son muchas las entidades que los comercializan, sí es posible encontrar en el mercado planes de pensiones de renta variable o de retorno absoluto en los que, con el objetivo de lograr un mayor rendimiento, las gestoras han empezado a aplicar la misma estrategia, política de inversiones y estilo de gestión que aplican en sus mejores fondos de inversión. Se trata de planes de pensiones con gestión activa y flexible y en los que los resultados se asemejan a los ofrecidos por el fondo de inversión que ‘clonan’.

Planes de pensiones globales flexibles. En la mayoría de los casos se trata de planes que destinan su patrimonio a la compra de participaciones de  fondos de inversión gestionados por las principales gestoras internacionales y nacionales. Estos productos permiten acceder a una gran diversidad de activos (renta fija, variable, divisas, etc.) y mercados (desarrollados y emergentes). Los gestores de estos productos mantienen una gestión activa con el fin de lograr la diversificación de la cartera más eficiente en función de la evolución de los mercados, las perspectivas macroeconómicas existentes en cada momento y el nivel de riesgo que se desee asumir en cada producto. En la mayoría de los casos, se trata, además, de productos en los que las comisiones de gestión son limitadas y lo cobrado por los fondos presentes en cartera se reinvierten en el patrimonio del plan.

Para terminar este artículo deseo compartir con ustedes un pequeño extracto sacado del libro La Hoja Roja escrito por Miguel Delibes: “De joven soñó con la jubilación y ahora, de jubilado, soñaba con la juventud”. De usted depende, querido lector, disfrutar de una segunda juventud: la añorada edad de oro, si a tiempo hace los deberes en forma de una buena planificación financiera.

Últimas noticias