Textil Lonia aspira a ser la nueva Inditex

Textil Lonia aspira a ser la nueva Inditex
La diseñadora Purificación García, marca de Textil Lonia, en una de sus tiendas. (Foto: Purificación García)

Textil Lonia, compañía que opera con Purificación García y Carolina Herrera, sigue la buena estrella de su paisana, Inditex. Los expertos en Retail afirman que la compañía controlada por los hermanos Domínguez es un caballo ganador y puede convertirse en la nueva Zara. Textil Lonia, con sede en Ourense, crece a una velocidad de vértigo, tiene una plantilla de más de 2.500 personas y cerró 2015 con ganancias de 372 millones de euros, un 8,2% más que un año antes. La presencia internacional del grupo y el modelo multimarca, han sido una de las claves de su éxito.

“Textil Lonia es la nueva Zara, lo está haciendo de 10. Está siendo caso de estudio en algunas universidades y crece a dos dígitos de manera anual”, apunta convencido el profesor del IE, Marcos Mosteiro. Los Domínguez Fernández, que poseen tiendas en países de cuatro continentes, están este año en el puesto número 98 de la lista Forbes de los más ricos de España con un capital de 400 millones de euros.

En 1997 los cuatro hermanos Domínguez se separaban, Adolfo Domínguez con la gran marca de la arruga por un lado y los otros tres por otro. Francisco, Josefina y Jesús se alían, no están de acuerdo con la gestión del diseñador y se lanzan a la aventura de los que saben hacer: producir y vender moda. “Cuando los Domínguez se separaron, el mercado pensó que eran los perdedores, pero hoy… las tornas han cambiado”, señala Carlos Delso, profesor de Retail de Isem.

Hoy Adolfo Domínguez, sin consejero delegado desde hace meses, ha tenido unas pérdidas de 4,22 millones el pasado trimestre, a finales de mes volverá a ajustar cuentas con el mercado. Sin embargo, sus hermanos cerraban el ejercicio de 2015 con una facturación de 332 millones de euros. Eso sí, recuerda Mosteiro, “la unión hace la fuerza, pero personas como Adolfo Domínguez, que tienen una inteligencia innata, no delegan”.

La enseñanza de LVMH y la llegada de los Puig

Pero si creían que el viento iba a ser favorable para los Domínguez otro golpe de suerte iba a llegar a sus vidas en 2015, o más bien a su accionariado. El Grupo Puig, aplaudido en su gestión por escuelas como IESE, compraba el 25% de las acciones a LVMH a través de su fondo de inversión L Capital. Con respecto a esto, Delso cree que Textil Lonia ha tenido a uno de los mejores socios que se puede tener, “L Capital y su equipo de profesionales que, con paciencia, han recogido unos interesantes frutos de su inversión. Ahora ha tomado el relevo el grupo Puig, principal grupo del Lujo Español, que está en el top de los grandes grupos de perfumes”.

Marc Puig Guash y Manuel Puig Rocha, presidente y vicepresidente de la multinacional catalana se sentaban en el consejo de administración. La relación venía de lejos, hace unos 15 años, Puig le cedía a Textil Lonia la licencia para la producción y distribución de Carolina Herrera. “Es cierto que Puig usa la moda como medio para vender perfumes y no como fin en sí mismo, pero en este caso, y dada la gran sinergia entre perfumes y moda, augura un futuro muy prometedor para ambos”, concluye el experto en lujo.

Los Puig, comprometidos con la formación de directivos, lanzaron en el mes de junio la Cátedra Puig de “Global Leadership Development” que se imparte en los campus de IESE en Barcelona, Madrid, Nueva York, Munich y Sao Paulo. La disciplina, dirigida a perfiles de alta dirección, está dirigida por la profesora Marta Elvira. El modelo de Textil Lonia, parte de la familia catalana, no se dejará de lado en esta materia.

Las principales oportunidades de Textil Lonia, según Carlos Delso, están por llegar, “debe completar su expansión internacional con mercados europeos y asiáticos, así como coordinar su gama de productos que, en ocasiones, no es completamente homogénea. Pero sin duda, tienen un futuro prometedor”.

Tienda Bimba & Lola en Londres (Foto: Bimba & Lola)
Tienda Bimba & Lola en Londres (Foto: Bimba & Lola)

Y para quien no esté al tanto, Bimba & Lola también tiene la firma de Galicia y la saga Domínguez. Jesús, uno de los hermanos, dejó el consejo de administración en 2006 para fundar junto a sus hijas, María y Uxía la exitosa marca del galgo.  “Se han profesionalizado, son rompedoras y sus tiendas son rentables”, señala Mosteiro. El pasado ejercicio rompía la barrera de los 100 millones de facturación, con 210 puntos de venta abiertos. Sus ventas crecieron un 17,4%, hasta los 115,7 millones de euros. ¿La clave? El crecimiento internacional que aumentó un 22% con presencia en 17 países.

Normalmente son los demás los que imitan a Inditex, en este caso, ha sido el gigante de Amancio Ortega el que siguió los pasos del producto medio alto de Bimba & Lola. Fue el caso de Uterqüe, la firma de gama alta hermana de Zara que no ha conseguido calar del todo entre los consumidores.

La compañía del galgo tiene el mismo tamaño que la empresa de Adolfo Domínguez, aunque los números son tozudos, Bimba & Lola va algo mejor. Cuando el alumno, aventajado, adelanta por la derecha al maestro.

Comentar

Últimas noticias