VOLVERÁ A PITAR AL MADRID 246 DÍAS DESPUÉS DE 'ATRACO' EN EL CAMP NOU

De Burgos, el que faltaba

De Burgos, el que faltaba
De Burgos Bengoetxea, en el momento en el que expulsó a Cristiano Ronaldo (AFP).
Comentar

El Real Madrid vuelve el domingo a La Liga y, en su visita a Málaga, se reencontrará con un viejo conocido. Ricardo de Burgos Bengoetxea será el encargado de pitar el encuentro de La Rosaleda. Será el segundo partido que el colegiado vasco arbitre a los madridistas esta temporada, después de la ida de la Supercopa de España, en el Camp Nou, en el que el trencilla trató de ser el protagonista, con indudable éxito.

Mucho se habló entonces de la actuación arbitral. Con razón. De Burgos perjudicó considerablemente al Real Madrid, condicionándole para el inicio de la temporada. Cristiano Ronaldo fue injustamente expulsado y sancionado después con cinco partidos extra por, supuestamente, simular un penalti y por su lógico cabreo tras ver la surrealista segunda amarilla. Lo que realmente sucedió fue que el luso se desequilibró en una pugna con Umtiti y, aunque no hay infracción, tampoco hubo simulación de ningún tipo.

Pero no fue la única acción en la que se discutió la parcialidad del colegiado. Antes de la roja a CR7, con el 0-1 favorable en el marcador para el conjunto dirigido por Zinedine Zidane y con un Barcelona inoperante, el árbitro decretó una pena máxima a favor de los culés, por una simulación -en esta ocasión sí que la hubo- de Luis Suárez ante Keylor Navas.

De Burgos Bengoetxea fue la primera piedra del ‘Victorianato’ impuesto esta temporada por el Comité de Árbitros. Sin éxito, el colegiado trató de acercar la Supercopa al Barcelona, aunque no lo consiguió. Con 10 jugadores sobre el terreno de juego, los blancos lograron mantener y aumentar la ventaja y llevarse el primer partido por 1-3, algo que refrendarían en la vuelta con una auténtica sodomización a su eterno rival.

Como intento de disimulo, el árbitro fue mandado directamente a la nevera. Un mes le duró el castigo al colegiado bilbaíno, que volverá a verse las caras con el Real Madrid ocho meses después. Cuando el Real Madrid pise el césped del estadio malacitano, habrán pasado exactamente 246 días desde que se cruzase en su camino por última vez De Burgos, en aquel duelo que batía al actual campeón de Liga contra el de Copa.

Últimas noticias