Marcelo Bielsa bate el récord del mundo de dimisiones

BIELSA
Marcelo Bielsa, sentado en un improvisado banquillo. (AFP)
Comentar

Alguien debería tranquilizar a Bielsa, asegurarle que ese ‘el Loco’ que precede a su apellido no se lo va a arrebatar nadie, que no es preciso que se esmere del modo en que lo hace en mantener su apodo. El entrenador, que hace tiempo se despidió de los éxitos, sigue saltando de polémica en polémica con una facilidad pasmosa, como si se esforzara en ello. Para él es, pues, la noticia viral de este viernes: su dimisión de la Lazio después de haberse comprometido con los romanos el miércoles.

Muchos son los sucesos que han hecho a Bielsa, salvo para su ejército de acérrimos puristas, entrenador de anécdotas. Cada vez cuesta más ver su nombre relacionado con tácticas o títulos. Entre tantas locuras, destacan aquellas en las que, como ha ocurrido con la Lazio, ha pegado la espantada.

Su primer adiós prematuro data de 1998. Cuando sólo llevaba seis jornadas en el Espanyol, Perkeman le dijo ven y lo dejó todo. Como entrenador de Argentina, con sus mases y sus menos, aguantó seis años. Poco después de conquistar el oro olímpico en Atenas 2004, cogió la puerta de salida porque “no podía seguir aceptando las condiciones”. Así se convirtió en el primer entrenador en renunciar al frente de la Selección argentina en 30 años.

En 2011, después de una de sus eternas ruedas de prensa, abandonó la Selección chilena culpando y dejando con el culo al aire a Sergio Jadue, presidente de la ANFP, que ya había anunciado que seguiría hasta 2014.

Poco le faltó para dimitir con el Athletic. Después de acusar de chapuzas a los encargados de las obras de Lezama, el Athletic tuvo que desmarcarse de unas declaraciones tras las que nada volvió a ser igual. Urrutia y compañía le aguantaron un año más, hasta 2013, cuando la situación acabó siendo insostenible en el vestuario león.

Por el Olympique de Marsella retomó la ruta de las dimisiones. Llegó en 2014, estuvo una temporada y acordó una renovación que nunca llegó. Después de perder en la primera jornada liguera contra el Caen, en rueda de prensa se tiró del barco, visiblemente molesto porque, según explicó en un discurso que el club francés desmintió, a última hora le quisieron dar gato por liebre respecto a lo pactado.

Ahora, para “estupor” de la dirección de la Lazio, ‘el Loco y Breve’ Bielsa, se ha marchado después de menos de 48 horas en el cargo. Si es verdad que todos los caminos lleven a Roma, no lo es menos que Bielsa conoce muy bien el más fugaz para salir de la ‘Ciudad Eterna’.

Últimas noticias