Sergio Ramirez dedica su Premio Cervantes a los asesinados en Nicaragua por el tirano Ortega

Sergio Ramírez dedica el Cervantes “a la memoria de los nicaragüenses asesinados en las calles”.
Comentar

En plenas protestas democráticas contra el régimen tiránico del sandinista Daniel Ortega, ha llegado el día de la ceremonia de entrega del Premio Cervantes. Precisamente, este año el galardón ha ido a caer en el escritor nicaragüense Sergio Ramírez. El literato ha dedicado su discurso a la memoria de sus compatriotas que en los últimos días han sido asesinados “por salir a la calle a reclamar justicia y democracia”.

El escritor ha aparecido en el paraninfo de la Universidad e Alcalá de Henares, donde ha recibido el premio de manos del Rey Felipe VI, con un lazo negro en la solapa de su chaqué. Y, emocionado, ha brindado el premio “a los miles de jóvenes que siguen luchando sin más armas que sus ideales para que Nicaragua vuelva a ser república“.

La tensión reina en Nicaragua después de que el Gobierno de Daniel Ortega derogara una reforma de la seguridad social que hizo detonar protestas con el resultado de al menos 27 muertos y más de 100 heridos en cinco días, así como saqueos a comercios y daños a la propiedad pública.

Sergio Ramírez ya participó ayer en Madrid en una concentración en la Puerta del Sol para reclamar el fin de la “represión insostenible” que se está viviendo en Nicaragua, cuyos gobernantes son de los pocos socios que le quedan en Latinoameríca régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

El Premio Cervantes explicó que había acudido a la concentración para “solidarizarse” con su pueblo, que ha demostrado, ha subrayado, “tener la valentía suficiente para protestar para que le devuelvan la libertad y democracia confiscadas”.

Últimas noticias