Embarazo

Crecimiento intrauterino retardado

crecimiento intrauterino retardado
0 Comentar

Numerosas son las situaciones que se pueden producir durante el embarazo y que pueden complicar, en mayor o menor medida, el mismo o bien el estado de la madre o del feto. Precisamente ahora queremos que conozcas uno de esos hechos que pueden tener lugar. Nos estamos refiriendo a lo que se ha dado en llamar crecimiento intrauterino retardado o CIR.

¿Quieres conocer todo sobre el mismo? Sigue leyendo. A continuación, te damos todos los datos que son necesarios conocer al respecto. Toma nota:

¿Qué es el crecimiento intrauterino retardado?

El crecimiento intrauterino retardado o CIR se refiere a que el feto es más pequeño de lo que sería normal. Y es que no crece dentro del útero como es debido, lo que supone que vendrá al mundo con un peso inferior al que sería lógico.

Causas del CIR

crecimiento intrauterino retardado

Si importante es conocer qué es el término que nos ocupa, también lo es saber sus principales causas. En este caso, hay que exponer que la principal responsable es la placenta, la encargada de transportar los nutrientes y el oxígeno desde la madre al feto. Exactamente lo que puede suceder es que esa no pueda realizar sus funciones como es debido como consecuencia de lo que son alteraciones uteroplacentarias.

No obstante, no podemos pasar por alto que también se establece que también pueden originar ese crecimiento intrauterino retardado estas otras situaciones:

  • Enfermedades de la madre, tales como diabetes, tensión arterial alta o infecciones.
  • Elementos externos como la contaminación ambiental.
  • Situaciones que afectan directamente al feto como malformaciones, alteraciones a nivel cromosómico…

Tipos de crecimiento intrauterino retardado

De la misma manera, también es necesario tener en consideración que se establecen varios tipos diferentes fundamentales del CRI. En concreto, si se tiene en cuenta la causa, se habla de dos clases que son el CRI intrínseco, que se produce por consecuencias propias del feto como malformaciones, y el CRI extrínseco. Este tiene lugar por factores ajenos al citado feto.

De la misma manera, el último citado se divide en dos grupos:

  • Tipo 1. En este, que tiene lugar durante el primer trimestre del embarazo, lo que sucede es que hay un menor crecimiento de lo que son los huesos, el abdomen y la cabeza del feto. Eso sí ese es simétrico y proporcional. También responde al nombre de simétrico. Se considera que es provocado por un déficit nutricional de la madre.
  • Tipo 2 o asimétrico, que se produce a partir de la semana 32. Su causa suele ser desde un fallo en la placenta hasta enfermedades de la madre. La cabeza del feto tiene un tamaño normal, pero el resto del cuerpo es más pequeño de lo que corresponde.

Además de lo indicado, también se puede utilizar otra clasificación del crecimiento intrauterino retardado que lo divide en dos:

  • Con aplanamiento tardío, que es cuando el crecimiento se ralentiza a partir del tercer trimestre.
  • De perfil bajo, que se identifica porque el crecimiento no es normal durante toda la gestación. Suele ser fruto de malformaciones o anomalías.

Tratamiento

La ecografía es la prueba que permite diagnosticar un CRI, ya que da la posibilidad de comprobar el estado de la placenta, el volumen del líquido amniótico o el tamaño y peso del feto. Y eso sin olvidar que también se puede recurrir a la llamada ecografía Doppler, que es muy precisa.

En el caso de que se certifique que se está produciendo esa anomalía del crecimiento, el médico establecerá las medidas oportunas para intentar solucionar la causa o, al menos, evitar que pueda ir a más. Eso sí, en algunos casos concretos, no solo establecerá indicaciones exhaustivas en pro del cuidado de la madre y del feto sino que también puede determinar la necesidad de provocar de forma inmediata el parto.

Más datos de interés

crecimiento intrauterino retardado

Además de todo lo expuesto, merece la pena conocer otros aspectos interesantes en torno al crecimiento intrauterino retardado como son estos:

  • Trabajos en los que la mujer realiza mucho esfuerzo, el tabaquismo o el alcoholismo de la gestante así como cualquier otra adicción a drogas, que esa viva a grandes alturas o la ingesta de ciertos fármacos también pueden causar CRI.
  • En torno al 50 % de los bebés nacidos con esta circunstancia no solo tendrán un peso inferior sino que, además, pueden presentar problemas de respiración y unos niveles muy bajos de defensas. No obstante, con cuidados en los meses siguientes se conseguirá que su estado sea el indicado para su edad.
  • Para evitar ciertas causas que pueden provocarlo, la embarazada debe dejar de fumar, de beber alcohol y de tomar drogas, si lo hace. Además, tiene que seguir una dieta sana, completa y equilibrada. Por supuesto, debe evitar el estrés y no tiene que realizar grandes esfuerzos en su puesto de trabajo.

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias