Noticias

Mattel decide cancelar la producción de su vigilabebés por problemas con la privacidad

Mattel
La cancelación del vigilabebés Aristotle por Mattel
Comentar

Uno de los artículos que se ha convertido en imprescindible en el cuidado de los hijos es, sin lugar a dudas, el vigilabebés. Y es que permite a los padres controlar a distancia cómo se encuentran sus pequeños. Progenitores que no van a poder ya hacer uso del modelo Aristotle, que pertenece a Mattel. Una firma esta que ha optado por cancelar su producción por una serie de problemas relacionados con la privacidad.

Todos los datos a continuación.

Aristotle

En enero de este año 2017 fue cuando en el mercado se comenzó a tener conocimiento del citado vigilabebés Aristotle. La firma Nabi era la que se encontraba en el origen de la creación de ese dispositivo que contaba con una serie de características notables, tales como estas:

  • Podía ejercer como altavoz inteligente.
  • Estaba dotado con un asistente digital que contaba con el servicio Echo de Amazon.
  • Incluía una cámara que permitía a los progenitores ver cómo se encontraban sus hijos.

¿Qué pretendía hacer diferente a este vigilabebés de Mattel?

El mercado de los vigilabebés es amplísimo y son muchos los modelos que los padres pueden adquirir en pro de la seguridad de sus pequeños. Sin embargo, el artículo que nos ocupa en cuestión tenía una serie de señas de identidad que pretendían diferenciarle. Sí, que perseguían que se estableciera como algo totalmente distinto a lo que ya existía. Por eso, contaba con prestaciones y servicios como estos:

  • Estaba dotado con un sistema de inteligencia artificial que, entre otras cosas, realizaba grabaciones de los niños.
  • Registraba los horarios y las rutinas de los pequeños.
  • Tenía la capacidad de leerles cuentos a los menores cuando se iban a ir a la cama.
  • Si se ponían a llorar, el dispositivo Aristotle contaba con un sistema que comenzaba a actuar y que lograba calmarles.
  • De la misma manera, otra particularidad de dicho vigilabebés es que también podía proceder a deletrear el abecedario, así como otras tareas a nivel educativo.
Mattel
La firma Mattel

Numerosos detractores

A lo largo del próximo años 2018 era cuando estaba previsto que se pusiera a la venta el citado artículo. Sin embargo, en el momento que comenzaron a darse cuenta todas sus prestaciones y servicios, comenzaron a surgirle numerosos detractores:

  • Se puso en marcha una campaña en contra del mismo a través de la Red. Se quería que no saliese al mercado por considerar que vulneraba no solo la privacidad de los bebés sino porque “usurpaba” la labor de los padres. Y es que se establecía que venía a realizar tareas, como leerles cuentos o calmarles cuando lloraban, que eran funciones de sus progenitores. Argumentos que daban sustento a esa iniciativa en contra que consiguió el respaldo de unos 15.000 internautas. Iniciativa que fue desarrollada exactamente por la organización estadounidense CCFC (Campaign for a Commercial-Free Childhood).
  • De la misma manera, no hay que pasar por alto que incluso algún senador norteamericano, como el republicano Joe Barton, no dudó en ponerse en contacto con Mattel. Lo hizo con el claro objetivo de que explicara, de forma pública, cómo iba a proteger la información personal de los menores. A esto la citada compañía contestó que lo haría empleando un sistema de cifrado para evitar que los datos pudieran ser vulnerados, transferidos o robados.

Además de las expuestas, surgieron más voces en contra del citado vigilabebés que establecieron incluso que no se podía conocer cómo el mismo iba a influir psicológicamente en los menores. Es más, también comenzaron a manifestarse varios relevantes pediatras norteamericanos en contra al considerar que lo que Mattel pretendía era delegar en un sistema tecnológico ciertos aspectos importantes en la vida de un niño. Sí, argumentaban que era casi como convertir un artículo tecnológico en un miembro más de la familia.

Decisión final

Después de todo lo que ha sucedido desde que comenzaron a darse a conocer los detractores de Aristotle, Mattel ha optado por tomar cartas en el asunto. Así, tal y como se ha procedido a publicar en varios medios tecnológicos específicos como “The Verge”, ha decidido proceder a suspender la producción de dicho vigilabebés.

El principal argumento que ha utilizado la mencionada compañía juguetera, la más grande del mundo y que fue fundada en la década de los años 40, es que “no se ajustaba a la estrategia tecnológica de la empresa”.

Ahora habrá que esperar para ver si, después de esta situación, la compañía continúa en su afán de presentar un vigilabebés más completo que los existentes, dejando de lado los “conflictos” que el anterior ha generado.

Temas

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias