Embarazo

Acné en el embarazo. Todo lo que necesitas saber

acne-embarazo
0 Comentar

Numerosos y variados son los síntomas que experimentan las mujeres desde el principio del embarazo. Así, están las náuseas, la hinchazón de pies, la sensación de pesadez, los vómitos…Y a todos esos hay que añadir la aparición de acné en sus rostros.

No todas las futuras mamás tienen que hacerle frente a ese “problema” relacionado con la piel, aunque el porcentaje de las que lo sufren es realmente elevado. Sigue leyendo y conocerás todo lo que necesitarás saber sobre el mismo:

¿Por qué se produce?

Como hemos mencionado, el nacimiento de granitos en la cara es algo muy frecuente y normal durante el periodo de gestación. Y es que es fruto del incremento y alteración hormonal que experimenta la fémina durante esos nueve meses.

En concreto, se atribuye a los cambios que el organismo sufre con respecto a la progesterona y también a los estrógenos. Hormonas ambas que vienen a estimular las glándulas sebáceas dando como resultado el incremento de lo que es el sebo.

Acné en el embarazo. Todo lo que necesitas saber

Tiempo e intensidad

En cuanto a su aparición podemos destacar que, como se suele decir, cada embarazada es un mundo. De ahí que haya mujeres que lo padecen, sobre todo, durante el primer trimestre y luego, conforme avanza la gestación, lo van viendo desaparecer. Eso sin olvidar a las que lo sufren especialmente en la recta final.

Por supuesto, tampoco el nivel de intensidad del acné es similar. Así, están la que lo padecen de manera leve mientras que otras tienen que hacerle frente a su “versión” más severa.

Sea como sea, lo que sí está demostrado es que cualquiera de esos casos se acaba solucionando después del parto. Y es que, después de dar a luz, los granitos remiten y las féminas vuelven a recuperar el estado normal de su piel.

Consejos para hacerle frente

La embarazada que ya se ha topado con la aparición de acné en su rostro, debe saber que puede llevar a cabo distintas medidas para conseguir mantenerlo bajo control o incluso poder mitigarlo:

  • A diario es importante que se lave la cara con agua y jabón que esté libre de parabenos. Lo recomendable es que esta acción la realice dos veces, una por la mañana y otra por la noche.
  • A la hora de elegir cosméticos, debe apostar por los que tienen una base de agua y que no tapen los poros, es decir, que se indique perfectamente en sus envases que son no comedogénicos.
  • Bajo ningún concepto debe irse a dormir sin haberse retirado el maquillaje.
  • En la medida que sea posible, tiene que evitar abusar del maquillaje. Es decir, cuando no sea necesario se recomienda que permanezca con la “cara lavada”.
  • Es importante que, bajo ningún concepto, se aplique en el rostro cremas o productos similares que contengan aceites o antibióticos.
  • Si el problema de acné es realmente severo, una buena medida es proceder a acudir a la consulta del doctor para que analice el caso. De esta manera, podrá recetar algún artículo para hacerle frente sin causarle ningún problema al feto.
  • En ningún momento la futura mamá tiene que tocarse los granitos e intentar “reventarlos”, porque eso únicamente puede traducirse en un estado más grave de los mismos.

Acné en el embarazo. Todo lo que necesitas saber

Acné y medidas previas

Básicamente podemos decir que, según los estudios llevados a cabo, el acné que aparece durante el embarazo no se puede prevenir. No obstante, eso no quita para que se puedan tomar ciertas medidas que puedan ayudar a hacer que si nace no lo haga de forma tan severa.

Nos estamos refiriendo a recomendaciones tales como estas:

  • Hay que mantener la piel muy bien hidratada, pero, por supuesto, haciendo utilización de cremas que no taponen los poros y contengan aceites.
  • También es muy aconsejable beber mucha agua al día. En concreto, la gestante debe tomar entre 1,5 y 2 litros diarios para lograr una buena hidratación y reducir a la mínima expresión los problemas relacionados con la piel.
  • En la medida que sea posible, es necesario que la futura mamá mantenga el estrés bajo control. Y es que tanto durante el embarazo como cuando no se está esperando un bebé, las preocupaciones, la ansiedad y el agobio también generan la aparición de granitos en el rostro.
  • Es importante que cuando vaya a salir a la calle se aplique el correspondiente protector solar. Eso sí, este no debe contener en su fórmula ácido paraaminobenzoico (PABA), pues es perjudicial para el feto.
  • Ni que decir tiene que también es fundamental que, a la hora de tocarse el rostro, las manos estén perfectamente limpias para evitar infecciones y empeorar el estado de la piel.

Síguenos en Facebook y conocerás más consejos en pro de que puedas llevar a cabo un buen embarazo.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias