Tecnología

El arte digital y los NFT: revolución en blockchain

NFT
Token no fungible

La tecnología no para de sorprendernos, buena muestra de ello es que en marzo del 2021 se subastó en Christie’s una obra de arte del diseñador gráfico Beeple. Lo que en un principio es un hecho sin relevancia, se convierte en algo extraordinario, ya que que esa obra de arte no es tangible, y por tanto, no existe. La subasta alcanzó los 69,3 millones de dólares y es un collage que refleja la obsesión y el miedo de la sociedad por la tecnología. Nada menos que 14 años de trabajo fue lo que llevó a este diseñador materializar, por llamarlo de alguna manera, esta obra. Los NFT  también se usan para el sector musical, audiovisual, editorial o en la moda,.

A través de la creación de una obra NFT alojada en blockchain, los propios artistas pueden directamente certificar públicamente que es ese ejemplar de su trabajo digital y no cualquier copia. Desde esta perspectiva, poco importa el número de réplicas idénticas que circulen por la red de dicha obra del artista, pues solo existe una pieza auténtica, que es la que el autor ha convertido en NFT .

También en España

La primera venta en subasta de obras digitales en formato NFT en España se realizó el pasado 27 de octubre de 2021 en la casa de subastas Fernando Durán con la obra OLEO Genesis del artista Solimán López, vendida por 6.500 euros. Previamente vendió otra obra suya en formato NFT en ARCO .

El NFT es un elemento digital único de la obra de arte digital que podamos ver en un museo, esto es sin que sea posible su duplicación. Es decir, otorgan al archivo digital su carácter único y original de tal obra digital, como activo digital que no es sustituible, ya que no existe otro igual en el mercado digital, . En definitiva, lo que estamos comprando realmente al pagar por un NFT no es otra cosa que un token criptográfico o certificado digital de autenticidad que, mediante la tecnología blockchain, se asocia a un único archivo digital. Para ello se utiliza la tecnología blockchain y el cifrado, similar a las criptomonedas como bitcoin, de forma que se puede rastrear y vender acreditando que la NFT es auténtica y que las copias son de la NFT única.

En España, el despacho Across Legall ha asesorando en materia de las subastas para clientes, incluso con  ayudas humanitarias a Ucrania, así como las condiciones clásicas en los portales y las apps con miras a las comercialización de las NFTs, ya sean de la obra única o de edición limitada, o incluso para las condiciones a programar en los «smart-contracts» o contratos inteligentes.

Aunque las dificultades de identificación o de atribución aparenten ser ajenas al mundo del arte contemporáneo, lo cierto es que el mercado ha heredado prácticas profundamente arraigadas por las que los acuerdos se cierran de forma puramente verbal o la autoría se certifica con documentos privados, muchas veces emitidos por la propia galería de arte que comercializa la pieza y, en algunos casos, bien es sabido los casos de falsificaciones.

Estos métodos pueden entrañar problemas a largo plazo cuando, al cabo de los años, los artistas hayan fallecido y ya no puedan certificar la autenticidad de sus propias creaciones o las obras entren, por antigüedad y valor, en alguna categoría protegida por la normativa de patrimonio cultural o cuando las mismas no llevan la imprenta característica del artista que puedan identificarlas como de su autoría.

En este sentido, la certificación y registro de las transmisiones a través de la tecnología blockchain es una valiosa herramienta que permite no solo evitar y anticipar la resolución de estos problemas potenciales, sino también influir positivamente en un cambio de estos protocolos negociables y contribuir a una mayor profesionalización del sector.

 

 

 

Lo último en Tecnología

Últimas noticias