Fallece el primer presidente de la Xunta

Rajoy reaparece junto a Ana Pastor y Feijóo en el funeral de Gerardo Fernández Albor

Gerardo Fernández Albor Mariano Rajoy
Ana Pastor, Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijóo en el funeral por Gerardo Fernández Albor. (Foto: EFE)
Comentar

El primer presidente de la Xunta, Gerardo Fernández Albor, ha sido despedido este viernes por sus más allegados, personalidades públicas y políticas y la familia popular, que ha destacado el “humanismo” del centenario político y médico, faceta muy reconocida en la capital gallega, donde fundó el policlínico La Rosaleda. “Galicia sería distinta sin su ironía, sentidiño y humanismo”, ha proclamado el presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo.

Como era su deseo, el funeral se celebró con las tres banderas con las que él se ha sentido identificado y siempre reivindicaba: la gallega, a la cabeza; la española, en el centro; y la europea, a los pies de féretro.

A lo largo de la mañana de este viernes, además de Feijóo, han acudido a la capilla ardiente el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy; la presidenta del Congreso, Ana Pastor; los candidatos a presidir el PP Pablo Casado y Soraya Sáez de Santamaría -que no se pudo quedar al funeral-; el secretario general del PP gallego, Miguel Tellado; el presidente del Parlamento, Miguel Santalices; el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda; los conselleiros Román Rodríguez y Beatriz Mato; la diputada y expresidenta de la Cámara Pilar Rojo; el portavoz y la viceportavoz del PPdeG, Pedro Puy y Paula Prado; el exdelegado del Gobierno, Santiago Villanueva y otros cargos y dirigentes populares.

Galicia está desde este jueves en luto oficial de tres días, con las banderas a media asta, por el fallecimiento de su primer presidente, que fue investido como candidato de Alianza Popular en 1982 por el primer Parlamento gallego, del que ya formaba parte el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, de aquella como el más joven diputado.

Albor repitió como candidato de Coalición Popular a finales de 1985 y fue elegido de nuevo presidente, pero con una mayoría inestable, y acabó desalojado por una moción de censura que situó a Fernando González Laxe al frente del Gobierno autonómico. La moción fue promovida por el que había sido su vicepresidente, Xosé Luis Barreiro Rivas, a quien precisamente sustituyó Rajoy antes de la moción, y que este viernes dijo, en la Radio Galega: “Aunque éramos muy diferentes, siempre nos complementábamos”.

Aquel parlamento de Xelmírez, lugar cedido por el Arzobispado, fue recordado por el expresidente Rajoy en el funeral donde coincidió con el expresidente socialista Laxe, quien tuvo palabras de reconocimiento para su antecesor en el cargo: “Fue capaz de poner los pilares de la autonomía”.

En una de sus escasas apariciones públicas desde que dejó La Moncloa y convocó el Congreso para su sucesión, el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy rememoró al “humanista” Albor, quien “lo ha hecho absolutamente todo en la vida”. Asimismo, ha recordado que, con ocasión de sus 100 años, el Gobierno central le otorgó la Medalla al Mérito del Trabajo que él mismo tuvo “el honor” de entregarle.

“Fue un hombre extraordinariamente culto y cultivado, un magnífico político que, como todos saben, ha influido mucho en los primeros pasos de la autonomía de Galicia. Un día como hoy lo único que quiero decirle es que descanse en paz y estoy seguro de que así será, porque se lo merece”, ha manifestado Rajoy, quien ha dado las “gracias” a su figura.

Últimas noticias