Afectada por el derrumbe en el cementerio de Monjüic

“Metieron en la misma caja a mi padre, mis abuelos y mis tíos, pero no me fío de que sean ellos”

Comentar

Un año después, los afectados del derrumbe de 144 nichos en el cementerio de Montjüic continúan sin saber el paradero exacto de sus familiares. Cristina García, cuya familia se encontraba enterrada allí, ha hablado con OKDIARIO para contar su experiencia con lo sucedido.

“Al día siguiente del derrumbe me presenté en el cementerio para ver qué había pasado porque me dijeron que mi padre estaba localizado”, recuerda. Sin embargo, a su llegada se encontró con una realidad muy diferente: no sabían donde estaba su padre y no la dejaban entrar al recinto.”Nos llevamos la sorpresa de que nos dicen que no, que el señor que estaba localizado era el señor del bloque de encima porque que tenía la misma numeración”, asegura.

La imagen empeoró cuando Cristina logró entrar en el cementerio: “Cuando bajé las escaleras vi cómo una retroescavadora sale de la zona con la pala llena y se va a otro sitio”. Al ver lo que ocurría, la afectada afirma que se “le cayó el alma a los pies”.

“Cuando fui vi que había una retroescavadora saliendo de la zona”

Después de la exhumación, Cristina tuvo que enfrentarse al peor momento: “Luego nos dimos cuenta de que mi padre no estaba en su féretro, le quitaron el féretro y lo metieron en una caja con unos mis abuelos y mi tía”, relata. Además, se queja de que el féretro de su padre “solo tenía dos años de antigüedad por lo que tenía que estar perfecto y los metieron en una caja que podía ser la de una nevera, una caja ‘low cost'”.

“Al llegar me di cuenta que mi padre no estaba en su féretro”

“Estamos a la espera de los resultados pero mucha credibilidad no tienen visto lo visto“, confiesa.

Otro de los asuntos que más han afectado a los familiares ha sido que, los responsables han vuelto a enterrar los cuerpos sin consentimiento: “Dijimos que queremos estar para el entierro porque es una manera de estar con ellos y cerrar la angustia. Al poco tiempo me llamaron diciéndonos que los habían enterrado y no sabemos ni donde están“. “Abrieron el nicho y no me pidieron permiso, ni me preguntaron si yo quería estar presente”, añade.

“Abrieron el nicho sin permiso y sin preguntarme si quería estar presente”

Últimas noticias