Su presidente, José Rosiñol, recibe el Premio Broseta a la Convivencia

SCC advierte de que volverá a tomar las calles si el futuro Govern vuelve a saltarse las leyes

José Rosiñol
El presidente de Sociedad Civil Catalana, José Rosiñol (Foto: Efe).
Comentar

El presidente de Societat Civil Catalana, José Rosiñol, ha afirmado este lunes que la entidad “no va a abandonar a todos aquellos catalanes que también se sienten españoles y europeos” y “en el momento en el que se produzca alguna acción o declaración que vaya en contra de la legalidad vigente o que conculquen los derechos de los ciudadanos” no dudarán en “volver a salir a la calle no para generar conflicto, sino para reclamar respeto a la Constitución y al Estatut” y volver a hacer “un llamamiento al sentido común, al seny, y a la convivencia”.

Así se ha pronunciado Rosiñol durante la ceremonia de entrega en el Palau de la Generalitat del XXVI Premio de Convivencia que otorga la Fundación Profesor Manuel Broseta, que este año reconoce a SCC, donde ha asegurado que es “un gran honor y un inmenso privilegio” recibir este reconocimiento, además de “un enorme impulso” para continuar con su trabajo.

Tras recibir el galardón de manos del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha explicado que el ‘procés’ ha generado en la sociedad catalana “una fractura sin precedentes” y “hay muchas familias que no se hablan por sus discrepancias, amigos de toda la vida que han dejado de tener relación, enormes silencios entre compañeros de empresa e incluso grupos de WhatsApp eliminados”, de modo que “la tensión política ha permeado la cotidaneidad”.

Así, ha asegurado que si los partidos independentistas vuelven a gobernar y siguen “empecinados en ejecutar su hoja de ruta ilegal” se opondrán “firmemente desde la razón y el entendimiento, desde la ley y la concordia”.

“Ha llegado el momento de abrir una nueva etapa en Cataluña, una etapa en la que reine la convivencia, la concordia y el respeto entre los catalanes“, ha dicho, y “donde se ponga el foco en todo aquello que nos une y no en lo que nos separa” y crear “puentes de diálogo con la finalidad de alcanzar acuerdos dentro de la ley”.

Ha incidido en este punto: “No vamos a permitir que se nos trate como a catalanes de segunda por el hecho de no ser separatistas; no vamos a permitir que nadie nos convierta en extranjeros en nuestra propia tierra”, ha aseverado.

Baleares y Comunidad Valenciana “miméticas”

En el mimos Palau de la Generalitat Valenciana, Rosiñol ha afirmado también que “hay comunidades como la balear o más incipientemente quizás la valenciana donde se repite miméticamente lo que ocurrió hace unos años en Cataluña“. Aunque ha añadido que se está “a tiempo de parar este tipo de actitudes”.

Preguntado por la ausencia de representantes de Compromís en el acto por la fractura interna causada en el Consell por la entrega de este premio a SCC, ha señalado que están “acostumbrados a este tipo de comentarios”, ya que en 2014 al recibir un premio en el Parlamento Europeo ya hubo fuerzas políticas que “están en contra de la diversidad” cuando su entidad “únicamente defiende la convivencia”.

“Que haya opciones políticas que estén en contra de la diversidad me sorprende un poco”, ha indicado. También ha lamentado que haya quienes tachen de “franquista” a “cualquier catalán que no sea independentista”, en lo que considera “una forma de desprestigio” a quien no comparte esas ideas.

Con Rajoy y presidentes autonómicos

La intención a corto plazo de Societat Civil Catalana es reunirse con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y con los presidentes autonómicos, además de organizar “actos en el conjunto de España, en Europa y en todos los rincones de Cataluña” para llevar su mensaje de “convivencia y reconciliación”.

Rosiñol ha destacado que SCC “respeta que haya ciudadanos en Cataluña que quieran la independencia” pero “nunca va a tolerar que se actúe al margen de la ley”. Creen, ha agregado, en el “diálogo leal como herramienta para la perfectibilidad de la democracia, en el derecho a disentir” pero siempre desde la democracia.

“Siempre hemos condenado el fascismo y cualquier otro tipo de movimiento o comportamiento antidemocrático, siempre lo hemos hecho y siempre lo haremos, pese a quien pese”, ha subrayado.

Un Govern “para todos”

Ha reivindicado que el nuevo Govern “trabaje para todos los catalanes” porque desde hace años los catalanes no secesionistas, que siguen siendo mayoría, ha continuado Rosiñol, no se sienten representados.

“¿Cómo es posible que en una sociedad avanzada como la catalana, en una democracia consolidada como la española y en un proyecto como la Unión Europea haya surgido y casi consolidado un proyecto político más propio del siglo XIX que de nuestros días?¿Cómo es posible que una parte de la población haya interiorizado postulados claramente antidemocráticos y excluyentes? ¿Cómo es posible que se invierta la realidad hacienda pasar por mayoría social lo que defiende una minoría, hacer pasar por verdugo a la víctima y convertir en víctima al verdugo?”, se ha preguntado.

El reflejo de la ola populista europea

A su juicio, lo que ocurre en Cataluña es “un enfrentamiento entre populismo y democracia, un problema de derechos y libertades, la forma que se ha dado en Cataluña de la ola populista que ha recorrido el continente europeo”. Además, ha incidido, el separatismo “está tirando por el sumidero del populismo la recuperación económica y la prosperidad de nuestros hijos”.

Por último, y a pesar de la división interna que se ha generado en el Gobierno valenciano después de que desde Compromís se criticara abiertamente la entrega de este premio, Rosiñol ha puesto en valor que SCC reciba este premio en el Palau de la Generalitat Valenciana, porque “demuestra que toda España en general y la Comunitat Valenciana en particular está muy sensibilizada con la situación que se vive en Cataluña”. “Es muy importante que desde el resto de España nos apoyéis y ayudéis de forma activa a todos los catalanes que también se sienten españoles”, ha remarcado.

Últimas noticias