La idea de repetir Govern se desmorona: la mayoría de ex consellers abandona a Puigdemont y Junqueras

La idea de repetir Govern se desmorona: la mayoría de ex consellers abandona a Puigdemont y Junqueras
Puigdemont y Junqueras, en el Parlament catalán.

La idea del bloque separatista de restituir el Govern cesado tras la aplicación del artículo 155 se desmorona. El primero en bajarse del tren con destino a Ítaca fue el ex conseller de Empresa y Ocupación Santi Vila, justo el día antes de la votación de la DUI en el Parlament. A Vila le siguió semanas más tarde, desde su celda del centro penitenciario de Alcalá-Meco, la ex consellera de Gobernación Meritxell Borràs, que renunció a formar parte de la candidatura de Junts per Catalunya y del posterior Ejecutivo.

El resto de los ex miembros del Govern, en prisión o en Bruselas, manifestaban en todo momento su voluntad de no renunciar a los planes secesionistas. En entrevistas con los medios de comunicación o incluso en las primeras declaraciones ante la juez Carmen Lamela y el magistrado Pablo Llarena, reiteraban su compromiso de continuar trabajando para restaurar el “Govern legítimo” e implementar la “república catalana”. Pero esa aspiración se ha ido diluyendo a medida que los tribunales ponían contra las cuerdas a los golpistas.

Tras Borràs, la siguiente en abandonar fue la ex consellera de Asuntos Sociales y Familia Dolors Bassa, tal y como avanzó OKDIARIO. La candidata de ERC por Gerona pidió la reincorporación a su puesto como profesora de una escuela de Torroella de Montgrí, con la voluntad de continuar ocupando el escaño conseguido el 21-D pero sin la intención de volver a repetir en el Ejecutivo. Ella misma reconocía a este periódico qué “el cuerpo le pedía no repetir”.

Carles Mundó, el titular de Justicia al que todos situaban como sustituto de Oriol Junqueras o Carme Forcadell, incluso en su mismo partido, ERC, también tiró la toalla el pasado martes, para sorpresa de todos. Alegó motivos personales, abandonando así la primera línea política. Mundó no solo dejará de ser conseller, sino que además tampoco ocupará su escaño en el hemiciclo del Parlament.

El último en anunciar públicamente su rechazó a formar parte del nuevo Govern ha sido el titular del departamento de Interior, responsable de la policía catalana, Joaquim Forn. El ex conseller, encarcelado en Estremera, confesó ante el magistrado Pablo Llarena, durante su declaración del jueves, qué no volvería al Ejecutivo.

De los que están en Bruselas solo Antoni Comín, que dirigió el departamento de Salud, ha expresado su voluntad de continuar en el Govern. Es más, para Comín (ERC) es una exigencia. La ex titular de Agricultura, Ganadería y Pesca, Meritxell Serret, no tiene muy claro qué hacer, mientras que los ex consellers de Cultura y Enseñanza, Lluís Puig y Clara Ponsatí, respectivamente, parecen decididos a abandonar el Govern. Ponsatí, incluso, estaría valorando volver a Escocia, donde ejerció de profesora de universidad.

Con Puigdemont y Junqueras, en caso de lograr formar gobierno, sí se mantendrían el ex titular de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, a quienes sus subordinados en el departamento esperan que vuelva pronto. También Jordi Turull, que dirigió el departamento de Presidencia, está  dispuesto a repetir e incluso a sumar más responsabilidad. Raül Romeva, el ministro de Exteriores catalán, también está a disposición de su partido, aunque quedarse fuera del Ejecutivo tampoco le molestaría en exceso.

Comentar

Últimas noticias