Exdirigentes de CDC, ahora en el PDeCAT, impulsarán el Partit Nacionalista Català

Mas-Puigdemont
Mas felicita a Puigdemont tras lograr la investidura. (Foto: AFP)
Comentar

No será bajo la marca de Junts per Catalunya, cuyos derechos son del Partit Demòcrata Europeu Català (PDeCAT), pero sus ideólogos y estrategas ya hace días que trabajan en la creación de un nuevo partido político. Este proyecto, que parte de un grupo de exdirigentes con peso en la extinta Convergència pero relegados a una segunda fila dentro el PDeCAT, se llamará Partit Nacionalista Català (PNC).

Entre sus impulsores están el exalcalde de Premià de Mar y ex presidente de la Asociación Catalana de Municipios, Miquel Buch, el alcalde de La Seu d’Urgell, Albert Batalla, la jefa del PDeCAT y concejala en Barcelona, Mercè Homs -hermana del exdiputado investigado por el Tribunal Supremo-, el ex diputado y ideólogo del congreso fundacional del PDeCAT, Jordi Cuminal, o el jefe de gabinete de Carles Puigdemont, Josep Rius. Batalla y Cuminal, por ejemplo, anunciaron su baja del partido cuando se rumoreaba con un posible adelantó electoral por parte de Puigdemont. No obstante, Cuminal, ha formado parte del comité de dirección de campaña de JXCat.

Estos afiliados al PDeCAT, muchos de los cuales se conocen desde su etapa en las juventudes de CDC y que gozaron de altas responsabilidades bajo el mando de Artur Mas, se han agrupado históricamente dentro el ‘fil roig’ convergente y la asociación independentista ‘Moment Zero’, una especie de think thank que junto con el diario secesionista El Punt Avui, organizaba almuerzos en El Born con líderes independentistas.

Los impulsores, todos sobre los 40 años, se reunieron hace unas semanas de forma discreta en el entorno del santuario de Montserrat, en el mismo lugar que décadas atrás se diseñó y se fundó Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). Durante ese encuentro, en el que a parte de los citados se reunieron también otras personas, aprovecharon para organizar las primeras estructuras de este nuevo proyecto político.

Puigdemont estaría al margen de este proyecto. Como contó OKDIARIO, el expresident planea una especie de ‘refundación’ del PDeCAT, a su medida y controlado por sus actuales personas de confianza, los que le han sido fieles en su huida en Bélgica. Este nuevo PDeCAT tendría dos propósitos: desprenderse del lastre de la corrupción de la antigua Convergència y tejer poder territorial con la vista puesta en las elecciones municipales de 2019.

Últimas noticias