España

Pedro Sánchez: “La candidatura de la gestora encabezada por Díaz deja al PSOE en tierra de nadie”

Pedro Sánchez en un reciente acto (Foto: Efe).
0 Comentar

El ex secretario general y, a partir de este martes, precandidato a las primarias del PSOE, Pedro Sánchez, sostiene que la actual gestora (neutral en estos procesos) apoya el proyecto de su principal rival, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. 

“La candidatura de la gestora encabezada por Díaz deja al PSOE en tierra de nadie”, dijo Sánchez en su primera a Informativos Telecinco entrevista tras su vuelta de vacaciones. Unas acusaciones muy duras, ya que la dirección interina es la encargada de velar por el proceso y que todos los candidatos respeten las normas establecidas en los estatutos del partido. Hasta el momento ningún candidato había dudado nunca de la neutralidad de la dirección respecto al proceso. Al menos, nunca lo había hecho público y mucho menos como arma arrojadiza hacia otro rival.

¿Rencor? ¿Ira? ¿Radicalización? ¿Inflexible? A todas ellas, Sánchez respondió que “no”. El ex líder socialista parece afincado en su “no es no” aunque ahora intente lavar la imagen de su campaña con el eslogan invertido ‘sí es sí’. Sí que “hubo un derrocamiento por parte de algunos dirigentes para facilitar el Gobierno a la derecha” y sí que se exigirá “lealtad a sí mismo” si pierde su proyecto, aseguró.

En lo personal se siente traicionado y en lo político piensa que aquellos que se han cambiado de bando y se han ido al de Patxi López señala que “se han equivocado”. La imagen de César Luena asoma por la pantalla y Sánchez se limita a decir que considera que la última palabra la tendra la militancia que “tendrán la oportunidad de respaldar ese proyecto impuesto ‘por las bravas’ o por el proyecto que lideramos muchos otros para ser la primera fuerza de este país y no la tercera”.

Si gana, Sánchez lo tiene claro: “Exigiré lealtad”. Sin embargo, uno ya es ‘perro viejo’ vino a decir al respecto de la integración de López y Díaz. Contestó que sí los integraría pero nunca en puestos de dirección: “Una cosa es integrar y otra situarlos en una Ejecutiva y que el 50% de esos miembros te dimitan para derrocarte como secretario general”, soltó.

Con esta coletilla, el candidato de la militancia, como se hace llamar, amplió que una de sus propuestas es que para destituir al secretario general se deberá de consultar también a la militancia restando así poder al Comité Federal que, según él, lo obligó a dimitir. También lo avanzó con las decisiones de Gobierno: “Que todos los acuerdos sean refrendados por los afiliados” e insistió en que “siempre mantuve antes de la investidura que Rajoy tenía una mayoría para poder gobernar este país. Ahora está a punto de sacar adelante los Presupuestos. Eso demostraría lo absurda que fue la abstención”, recalcó.

Sánchez no desaprovechó la ocasión para atizar también a los históricos socialistas que hasta ese momento le habían apoyado y en la actualidad respaldan a Díaz: “Si tuvieran 35 años menos estarían defendiendo las mismas ideas y el proyecto que nosotros queremos para el PSOE”, dijo. Lo que puede resultar un halago hacia ellos y desgracia para él si se tiene en cuenta el famoso dicho sobre que uno nace con ideas radicales y conforme va entrando en conocimiento ya no lo son tanto.

Sánchez procuró desvincularse del “radicalismo” de su programa en algunas medidas, sobre todo económicas, que lo asemejan a Podemos asegurando que “necesitamos ser de izquierdas, que no un giro a la izquierda”. Sánchez ve un PSOE que se ha quedado anclado en el siglo XX: “no ha evolucionado”. Aunque lo cierto es que él lideró un PSOE bien entrado ya en el S.XXI. “Nuestro proyecto busca recuperar las esencias de la izquierda”, recopiló haciendo un llamamiento a lo largo de toda la entrevista a la militancia, los afiliados: “Aquí caben todos”.

Sánchez realizó una demostración de fuerza con los militantes y no con los avales. Sabe que goza de la confianza de muchos afiliados dispuestos a mover Roma con Santiago, federación por federación para movilizar su voto y por eso no se olvidó: “Estamos en un proceso de democracia interna y creo que el camino para reconstruir la unidad socialista son los afiliados”. Y entre las declaraciones que los medios guardarán de cara al post Congreso Federal, sin duda, serán: “El día después lo que puedo garantizar es que habrá unidad”.

Últimas noticias