España

Guerra de sillones: Podemos sigue bloqueando el reparto de escaños del Congreso

0 Comentar

Más de un mes después de la sesión de constitución de las Cortes, los diputados siguen sin asiento asignado por la falta de consenso en el reparto de escaños. 

La causa principal es la resistencia de Unidos Podemos a permitir que se adjudiquen a ERC los asientos del antiguo grupo de Convergencia, que por primera vez en su historia se quedarán sin grupo propio en el Congreso, y deberán sentarse en el Grupo Mixto. 

El pasado 9 de agosto, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ya dejó en suspenso la composición del mapa del hemiciclo por la falta de acuerdo entre los grupos.

Dos semanas después, desde el partido de Pablo Iglesias siguen sin ceder a los diseños planteados para el reparto de la Cámara. Según este reparto,  a ERC le corresponderían las primeras bancadas, un espacio que da una mayor visibilidad en la Cámara y que indigna a Unidos Podemos. 

grafico_congreso

De acuerdo a las distintas propuestas presentadas por los grupos- y que sólo se diferencian en la ubicación del Grupo Mixto- Podemos quedaría ubicado por detrás de ERC y PNV. Su alternativa pasaría por colocar a sus diputados de En Comú Podem (12) por delante de la bancada republicana, de forma que quedasen en una especie de ‘sandwich’ entre los diputados morados.

La propuesta del Grupo Mixto- en el gráfico- tiene menos oposición en el resto de grupos de la Mesa, con lo que no se descarta que sea la que finalmente acepten PP y PSOE.

La solución al reparto se debe aprobar, en todo caso, en sendas reuniones de la Mesa y de la Junta de Portavoces, convocadas de nuevo para este jueves, pese al desacuerdo, por la urgencia que marca el debate de investidura.

Una relación rota

Las tensiones por el reparto de los asientos va más allá de un desacuerdo puntual y visibiliza la mala relación entre Unidos Podemos y los partidos independentistas catalanes, nula desde las negociaciones para la composición de la Mesa del Congreso, el pasado julio. 

Entonces, los independentistas rechazaron apoyar al candidato de En Comú Podem, Xavier Domènech, para presidir la Mesa del Congreso. Los convergentes incluso apoyaron con su voto a los candidatos de PP y Ciudadanos. 

El partido morado se encuentra así una vez más en el centro de las polémicas por los sillones. Ya en la pasada legislatura fallida, los de Iglesias mostraron su malestar por el reparto acordado por la Mesa y que les situaba en la parte alta del hemiciclo. Finalmente, se aceptó la propuesta diseñada por Podemos para que algunos de sus diputados se sentasen en bancadas más bajas. La nueva ubicación provocó una situación curiosa, con Iglesias sentado en la misma fila que el líder socialista, Pedro Sánchez. 

También el Grupo Mixto, que con los ocho diputados del nuevo Partit Demòcrata Català (PDC) ha pasado a ser el quinto grupo de la Cámara, ha reclamado mayor visibilidad bajando de las últimas filas, lo que se conoce como el ‘gallinero’, y ocupando asientos en la cuarta fila de la zona derecha del tercio central del hemiciclo.

Últimas noticias

Lo más vendido