Los presos de ETA llaman “traidor” a Otegi: prometió amnistía para todos y ahora da marcha atrás

otegi-anoeta
Arnaldo Otegi, en el Velódromo de Anoeta. (EFE)
Comentar

El etarra Arnaldo Otegi y Sortu tienen un problema serio a la hora de consolidar su liderazgo y afianzar el partido. El dirigente abertzale no lleva ni una semana fuera de la cárcel y ya ha desatado la ira de numerosos presos de ETA creando división entre los diferentes colectivos que los respaldan y abriendo viejas heridas. El motivo han sido unas declaraciones que Otegi hizo nada más salir de la cárcel donde el etarra pedía a voz en grito la “amnistía total” para los reclusos. Un reclamo totalmente opuesto al ‘documento Abian’ elaborado por miembros de Sortu y el propio Otegi desde la cárcel, en el que la libertad generalizada de todos los presos queda en un segundo plano y supeditada a la independencia del País Vasco.

El documento es considerado como “la nueva hoja de ruta” para consolidar el liderazgo del etarra como ‘lehendakari’ y lograr la independencia del País Vasco. Sin embargo, según ha podido saber OKDIARIO, los presos tachan a Otegi de “falso” y “traidor” al reivindicar la amnistía en sus mítines y pedir que se olviden de ella en el documento que siguen debatiendo con colectivos y en asambleas para agrupar de cara a las próximas elecciones a toda la izquierda abertzale.

Otegi supedita la amnistía a la independencia del País Vasco

El plan que están diseñando a nivel interno tanto Otegi como el presidente de Sortu, Hasier Harraiz, disgusta a los colectivos de presos de ETA, que apuesta por llamarlos “presos independentistas” en lugar de “presos políticos”, como hasta ahora se han hecho llamar. En el documento, tanto Otegi como Harraiz, hacen creer que la amnistía sigue siendo prioritaria cuando, en realidad, piden que se olviden y respeten la legalidad. Así, admiten la “imposibilidad de abrir las puertas de las cárceles como resultado de un acuerdo político”.

El objetivo del etarra, y en el que se va a centrar con fuerza, es la independencia del País Vasco. Sortu y Otegi piden a los reclusos que primero se debe de “materializar el derecho de autodeterminación, por encima de la estricta y restringida concepción legal de abrir las puertas de las prisiones y sacar a los presos y presas” e insisten en que “la amnistía, además de una reivindicación, es un escenario que debe de ser construido por medio de todo un recorrido asociado a un proceso político”.

Como solución, el documento propone poner en marcha “un plan de excarcelación condicional anticipada”, que los reclusos interpretan como “no hay más que pasar por el aro” o cumplir la pena íntegra. Asimismo, incluyen que el acercamiento de los presos “se realizará mediante cauces legales y con una aplicación individualizada”. El colectivo de presos etarras (EPPK) siempre pidió una solución colectiva y no individualizada que, recuerdan, en han sido rechazadas por la Administración y los tribunales. Consideran que mediante esta vía “nunca” han conseguido nada.

Imagen de la portada del documento Abian de Sortu y Otegi
Imagen de la portada del documento Abian de Sortu y Otegi

“Hace tan sólo cuatro años no se nos decía lo mismo. Las promesas que nos llegaban eran muy diferentes. Nos decían que con el cese de la violencia de ETA se abriría una negociación sobre nuestra situación”, critica uno de los colectivos de presos según fuentes consultadas por este diario. Desde Sortu justifican estas palabras diciendo que ellos también lo creían cuando se lo prometió el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, quien se comprometió en 2011 a un acercamiento de los presos a las cárceles del País Vasco y Navarra. Desde el colectivo ATA, críticos con Sortu, aseguran que defenderán la amnistía y “no plegarse a ejercicios de autocrítica”.

El documento crea también división entre los presos cercanos a su excarcelación y valoran colaborar con la Justicia para reducir sus penas y entre los más de 200 ‘históricos’ que seguirán en la cárcel durante muchísimos años. Otegi plantea que los presos acaten la legislación, pero se contradice al comentar que “rechazarán siempre el arrepentimiento” hacia las víctimas “y la delación” argumentando que “son injustas y contrarias a la dignidad de la persona”.

Consideran suficiente el reconocimiento del daño causado, mientras que EH Bildu insiste en que deben de arrepentirse. De este modo, Sortu pretende diferenciarse de los presos de la ‘Vía Nanclares’ que, de manera individual, rompieron con ETA a cambio de favores penitenciarios o acercamiento a prisiones del País Vasco. Sin embargo, y para reducir la pena, la Ley exige a los presos romper con la banda, pedir perdón a las víctimas, colaborar con la Justicia y pagar la responsabilidad civil de los atentados. Un margen nada amplio para aquellos reclusos que no quieran cumplir su pena íntegra, tal y como señalan Sortu y Otegi en el texto. 

El histórico dirigente abertzale Rufino Exteberria, actualmente en Sortu, fue el primero en dirigirse a los presos a comienzos de año para advertirles de que “la estrategia del ‘frente de cárceles’ ya está superada y los presos deben asumir que son una consecuencia del conflicto”.

De momento, el clima dentro de las cárceles “está que arde” con las declaraciones de Otegi a su salida de prisión. Insisten en que estudiarán el documento y reclamarán la amnistía sin ningún tipo de condición, ni siquiera la de la independencia para poder salir de prisión. Desde la formación proetarra son conscientes de que la respuesta de los internos de la banda, incluso el tiempo que dure su debate interno, servirá de termómetro para calibrar el grado de aceptación y también medirá la sintonía entre los miembros de ETA que están aún en prisión y los que, estando fuera, han elegido la vía política.

Últimas noticias