Energía

Berkeley se hunde en Bolsa después de que el Gobierno no aclare si autorizará su mina de uranio

Berkeley
Berkeley sufre pérdidas de más del 30%
Comentar

A primera hora de la mañana las acciones de la compañía ya habían sido suspendidas de cotización

Las dudas sobre la continuidad de la mina de uranio de Berkeley Energía en Salamanca han convertido a la empresa australiana en protagonista de la Bolsa española. Sus títulos han sufrido este miércoles descensos con pérdidas de más del 30%, lo que le llevaba a ser el peor valorado en la jornada del mercado español.  Los descensos se aceleraban comparados con la caída del 10% que se producía en la jornada del martes.

A primera hora de la mañana, las acciones de la compañía ya habían sido suspendidas de cotización a petición propia en la Bolsa australiana.

Berkeley Energía argumenta no haber recibido “ninguna notificación oficial” respecto a la posibilidad de que no salgan adelante los permisos para que opere su proyecto de la mina de uranio en Retortillo (Salamanca). El proyecto, que consiguió las autorizaciones preliminares en 2013, depende de una licencia urbanística de construcción local y de otra de la autoridad nuclear para construir la planta de tratamiento radioactivo.

En una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía señala que se ha puesto en contacto con el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y el Ministerio para la Transición Ecológica en busca de una “aclaración inmediata” y que informará al respecto “tan pronto como reciba respuesta”.

Según informó este martes la agencia Reuters, el Gobierno español habría descartado autorizar los permisos necesarios para que opere la mina de uranio.

Berkeley, operación pionera en España

Berkeley Energía se incorporó al Mercado Continuo el pasado 18 de julio, cotizando en las cuatro Bolsas españolas a través de un listing.

Su debut en España fue una operación pionera, al tratarse de un tri-listing que, por primera vez, involucró al mercado de capitales londinense y australiano, lo que en principio facilitaría la entrada de inversores institucionales en su capital, con independencia del mercado y la moneda en que inviertan, simplificando las transacciones y la accesibilidad al mercado.

Últimas noticias