¿Tiene futuro El Corte Inglés si decide no salir a Bolsa?

El Corte Inglés
El Corte Inglés (Foto. Getty)
Comentar

Lo cierto es que, salvo un vuelco inesperado de los acontecimientos en el próximo consejo extraordinario de El Corte Inglés, Dimas Gimeno tiene los días contados en la presidencia de los grandes almacenes. Pero, salga o no de la gestión, los expertos defienden que el debut bursátil de la compañía no puede aplazarse más. Eso sí, antes de ofrecer sus bondades a los posibles accionistas, debe reestructurar su abultada deuda y poner en el escaparate una estrategia de futuro atractiva.

La salida a bolsa es un rumor que ha envuelto a El Corte Inglés desde hace al menos tres décadas, sin embargo, la posibilidad de que suceda ha tomado fuerza en los últimos años. El debut era un plan que ha estado en la hoja de ruta de Dimas Gimeno desde casi su llegada al poder, una rumorología que se disparó -aún más- tras la llegada del jeque catarí Hamad bin Jassim bin Jaber Al Thani. El directivo ha preparado la estructura empresarial para ello mejorando los órganos de bueno gobierno e intentando que el transatlántico de la distribución vire hacia una plena digitalización.

Precisamente, la salida a bolsa ha sido un punto del día que, además, estaba encima de la mesa del consejo ordinario de este miércoles, aunque finalmente los consejeros se limitaron a aprobar las cuentas de 2017 y apoyar el consejo extraordinario del mes de junio para firmar -o no- el armisticio. Una reunión en la que las hermanas Álvarez, si no hay un giro en el tiempo de descuento, darán la puntilla final para que Gimeno abandone El Corte Inglés. Ya se verá de qué manera y con qué acuerdo económico bajo el brazo.

No obstante, fuera de la batalla interna, El Corte Inglés no se puede permitir dejar pasar la opción de salir a bolsa para conseguir entrar en el Olimpo del ecommerce, lugar donde se las tendrá que ver con la fortaleza de Amazon, Alibaba, Inditex, Zalando, Asos, Bohoo, entre otras firmas.

José Lizan, analista de sicavs de Auriga, cree que el debut de El Corte Inglés “se producirá si o sí, por el ciclo del consumo en el que esta el sector, así como la guerra accionarial en la que está atrapado”.  Apunta también que “la deuda -casi 4000 millones de euros- es muy abultada, otro factor más para buscar una salida a bolsa y diluir el peligro”.

Por su parte, Victoria Torre, analista de Self Bank, cree que, aunque es una opción “positiva, debe estar en consonancia con su estrategia a futuro, la cual pasa por la digitalización y un acercamiento de la marca a nuevos públicos”. Una visión que comparte Javier Heredia, profesor de Finanzas de EAE Business School, que señala que “es una opción para oxigenar la empresa y diluir los problemas internos que tiene”.

Eso sí, según Heredia, antes de saltar al mercado “debe ofrecer a los accionistas un modelo atractivo a largo plazo y mucho menos cuestionado que el actual”. Cree, además, que el relegar la cotización a un segundo plano “es un error, necesitan liquidez y músculo financiero para competir, aunque sea a nivel nacional con Amazon” Y concluye, tajante: “O salen a bolsa o se mueren, deberían tener una gestión de 10, como la de Pablo Isla en Inditex”.

Además, matiza Torre, “a veces también las salidas a bolsa buscan resolver problemas en el accionariado”. Con respecto a la ardua batalla familiar Gimeno-Álvarez, Miguel Córdoba, profesor de Economía Aplicada de CEU San Pablo, cree que abrir el accionariado “siempre ha sido una opción” para El Corte Inglés, “pero claro, el tener accionistas y cotizar en el mercado obliga a dos cosas: a ser más transparentes y, además, a ceder poder a nuevos accionistas”.

Y es que, efectivamente, si el gigante comercial cuenta con más accionistas, “a las hermanas Álvarez no les quedaría más remedio que delegar poder y parece, por lo que se ve, que no están dispuestas a hacerlo”, concluye Córdoba.

La deuda: el gran problema para su debut

El pasado mes de febrero El Corte Inglés consiguió quitarse el peso de la refinanciación de la deuda de encima llegando a un acuerdo con entidades como BBVA, Sabadell y Caixabank. Sin embargo, los 3.650 millones de euros de activo pasivo siguen estando ahí planeando amenazante sobre su modelo de negocio.

Córdoba cree que El Corte Inglés debe hacer una “radical reestructuración urgente de su deuda, es su talón de Aquiles que ya le obligó a vender su negocio de tarjetas a Banco Santander”.  Borja Matilla, analista de Naga Brokers -antigua Hanseatic-, por su parte, cree que la deuda deberá disminuir sin remedio, “los nuevos accionistas presionarían a la compañía para que mejorase sus resultados y bajara el pasivo”.

Es posible, apunta Matilla, que la salida a bolsa traiga socios que exijan un cambio en el rumbo de la compañía, “la descentralización logística de El Corte Inglés con la obsolescencia y el impacto en los costes fijos que ello implica”.

Últimas noticias