Empresas

Unipost estafó también al Gobierno: cientos de parados no recibieron las cartas del Servicio Público de Empleo

Unipost
Instalaciones de Unipost (Foto: Facebook Unipost)
0 Comentar

Unipost almacenaba cientos de cartas con comunicaciones oficiales del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en las instalaciones de Madrid y Barcelona. La empresa postal catalana, sumergida en graves problemas económicos, impagos y en concurso de acreedores desde el pasado julio, jamás envió estas misivas gubernamentales a sus destinarios, según aseguran a OKDIARIO fuentes cercanas a la firma de los Raventós, porque no tenían liquidez para abonar el franqueo. Eso sí, las mismas fuentes afirman que el cobro del servicio sí que se facturó al cliente, en este caso el Gobierno.

Un cliente más que ha sufrido las consecuencias de las frágiles cuentas de Unipost y la dudosa gestión de la cúpula directiva, además de sus empleados y las grandes empresas españolas. Las misivas fechadas hace un año con comunicaciones oficiales a los ciudadanos en materia de empleo y prestaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), un organismo de la Administración General de Estado, nunca fueron enviadas a sus destinatarios.

Unipost estafó también al Gobierno: cientos de parados no recibieron las cartas del Servicio Público de Empleo
Cartas del SEPE almacenadas en Unipost sin salir a sus destinatarios con fecha de 2016.

El SEPE tiene la misión principal de gestionar el empleo, gestionar las subvenciones de empleo a las empresas, las prestaciones por desempleo y el registro público de contratos, entre otras responsabilidades. Bien, las cartas de este organismo con fecha de 2016 están almacenadas en palets en las plataformas de la compañía catalana entre Madrid y Barcelona. Es decir, cientos de ciudadanos españoles no han recibido las cartas del Gobierno en materia de empleo.

Unipost estafó también al Gobierno: cientos de parados no recibieron las cartas del Servicio Público de Empleo
Cartas del SEPE en las instalaciones de Unipost sin salir a sus destinos con fecha de 2016

Como ya desveló OKDIARIO, el SEPE no es el único cliente que ha sido engañada por la firma postal de los Raventós, también fuertes empresas como Repsol, Gas Natural, Orange, Equifax y Yoigo. Es más, a tenor de las imágenes, la compañía de telefonía ‘low cost’ ha sido una de las más afectadas, sus cartas fueron “escondidas en la parte baja de varias estanterías para que no se vean a simple vista si vienen clientes”.

Según explican a este periódico, habría acumuladas y sin enviar en las instalaciones de Unipost alrededor de “12 millones de cartas repartidas al 50% entre Madrid y Barcelona”. El precio de cada una de estas misivas, con tarifas de 2017, es de 45 céntimos por lo que el resultado es de 5,4 millones de euros.

Curiosamente, la misma cifra que Unipost adeuda con la Agencia Tributaria, tal como desveló la lista de morosos el pasado mes de junio, antes de acogerse al concurso de acreedores el 18 de julio.

Fuentes cercanas a Unipost aseguran que desde la dirección de la compañía “con la colaboración y cooperación de los máximos responsables de las plataformas de Madrid y Barcelona”, las cartas no entregadas ni franqueadas “fueron metidas en cajas de Unipost” para ocultar su existencia.

Unipost estafó también al Gobierno: cientos de parados no recibieron las cartas del Servicio Público de Empleo
Cartas almacenadas de Yoigo en las instalaciones de Unipost (Foto. OKDIARIO)

A pesar de que las cartas no salían a sus destinos por falta de liquidez para abonar el franqueo, estas mismas fuentes aseguran que el servicio sí que se facturaba a los clientes. Cuando las reclamaciones comenzaron a llegar a la postal, Unipost alegaba que “la culpa era de Correos” porque la estatal “no repartía sus cartas para hacer daño a la compañía”.

La acusación hacia Correos no es nueva, de hecho, la empresa regentada por Antón Raventós interpuso una denuncia ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) porque la sociedad pública le retiró los privilegios de pago que tenía porque “no pagaba los servicios de envío de la estatal”, según pudo confirmar OKDIARIO.

Unipost subcontrataba los servicios de Correos en aquellos territorios donde no tenía presencia, sin embargo, el abono del servicio se hacía a posteriori, una situación que acabó cuando la catalana comenzó a no abonar sus facturas a la compañía pública.

Últimas noticias

Lo más vendido