Sector agrícola

El efecto colateral de la tasa Google: el enfrentamiento con Trump pone en jaque a los agricultores

agricultores
Cientos de tractores protestaron en Valencia. Foto: EFE

Este martes el Gobierno socialcomunista ha aprobado en Consejo de Ministros el nuevo impuesto digital, conocido como ‘tasa Google’ y que afectará a empresas como Amazon, Google o Apple.  Esta medida pone en riesgo al sector agrícola español, ya que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha amenazado en otras ocasiones con aranceles a los países que opten por gravar las actividades de las empresas estadounidenses.

Este es el caso de Francia, donde el Gobierno decidió el pasado año poner en marcha el impuesto, e incluso llegó a cobrarlo. Sin embargo, la amenaza de la Administración Trump de imponer aranceles del 100% a productos agrícolas, como el vino, llevó al Gobierno francés a congelar estos pagos hasta finales de año. El país galo decidió paralizar esta medida hasta que se pacte uno a nivel internacional.

De momento, el Gobierno de Pedro Sánchez anunció este lunes que retrasará hasta diciembre el cobro del nuevo impuesto, en lo que parece un intento por no contrariar a su homólogo estadounidense Trump.

La aprobación legislativa de este nuevo impuesto digital llega en un momento complicado para el sector agrícola español. Precisamente este mismo martes miles de agricultores participan en movilizaciones convocadas, principalmente en Extremadura, con el objetivo de reclamar precios más justos para sus producciones.

Aitor Méndez, analista de IG Markets, destaca que «en el caso de España, si Estados Unidos decidiese acometer represalias, las exportaciones agroalimentarias españolas se situarían entre los primeros objetivos de la Administración Trump». «Siempre ha tratado de primar en sus medidas los intereses del sector agrícola estadounidense, al ser las zonas rurales del país uno de los principales graneros de votos del controvertido mandatario», remarca.

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha señalado en la rueda de prensa celebrada tras el Consejo de Ministros que «este nuevo impuesto está inspirado en la propuesta de la Comisión Europea (CE) y pretende gravar a la actividad de las grandes empresas digitales, que suponen un agravio para otros modelos de negocio». 

Aceite y vino

Por ahora la economía española se está llevando la peor parte de los aranceles de Trump, viéndose afectados el aceite de oliva, la aceituna negra y empresas aeronáuticas como Airbus, que tienen varias fábricas en España.

España vende a Estados Unidos más de 700 millones en aceite y vino que podrían verse afectados si Trump opta por responder a la tasa Google española con nuevos aranceles.

Por su parte, Andrés Aragoneses, analista de Selfbank, ha remarcado que «el ‘pero’ que pondríamos en esta ocasión a la tasa Google es que podrían venir represalias por parte de Estados Unidos a través de aranceles, ya que las empresas más perjudicadas por este impuesto serían americanas». Y detalla: «De hecho, Francia, que ya instauró ese gravamen, habría decidido no aplicar esta tasa hasta diciembre de este año si Trump se compromete a no imponer nuevos aranceles. Ante la política comercial de Trump, no sería una sorpresa que atacara a España con la amenaza de la imposición de aranceles sobre productos españoles».

Estados Unidos es el quinto destino del mundo para las exportaciones españolas motivo por el cual, las relación entre ambos países resulta fundamental para el sector agrícola. La visita que harán los Reyes a la Casa Blanca intentará calmar las tensas relaciones entre ambas potencias.

Lo último en Economía

Últimas noticias