Reguladores

Banco de España reorganiza su dirección de supervisión para reforzarla y adecuarse a sus pares europeos

balanza cuenta corriente
Banco de España

La comisión ejecutiva del Banco de España ha aprobado este viernes la reorganización de la dirección general de supervisión, al valorar que, tras cuatro años desde que la autoridad monetaria nacional se integró en la estructura del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), aún había aspectos organizativos que requerían de ajustes adicionales

De este modo, la nueva estructura del Banco de España, que ha sido también ratificada por el consejo de gobierno de la institución, persigue dos objetivos fundamentales.

Por un lado, reforzar la supervisión de las entidades menos significativas, responsabilidad directa del Banco de España, mientras que, por otro lado, busca potenciar la coordinación dentro de la propia dirección general de supervisión con el MUS y con otras direcciones generales.

En concreto, la dirección general de supervisión, dirigida por Mercedes Olano, queda organizada en torno a dos direcciones adjuntas, la primera bajo el mandato de Francisco Monzón y la segunda bajo el de Alberto Ríos, que coordinarán los cinco departamentos que la conforman.

El director general adjunto de supervisión I tendrá a su cargo los departamentos I, II y III, que mantienen sus actuales funciones. Además los departamentos I y II, encargados de la supervisión de las entidades significativas españolas, asumen también las filiales y sucursales de entidades significativas del MUS que hasta ahora se incluían en el departamento III.

El departamento III mantendrá la supervisión de las entidades menos significativas y refuerza las unidades dedicadas a la realización de las inspecciones ‘in situ’.

El director general adjunto de supervisión II del Banco de España tendrá a su cargo los departamentos IV y V, mientras que el departamento IV mantiene las competencias de inspección ‘in situ’ de las entidades significativas, de validación y revisión de los modelos internos de capital regulatorio, así como la supervisión del riesgo tecnológico y los riesgos estructurales de balance.

A su vez, el departamento V adapta su estructura a la del MUS, recibe todas las funciones horizontales de la dirección general y se reorganiza en cinco grupos: supervisión de los procedimientos de prevención de blanqueo de capitales, metodología, análisis de riesgos, test de estrés y políticas supervisoras.

Por último, la directora general tendrá a su cargo el servicio de coordinación del MUS y el grupo de nueva creación de organización y calidad, que agrupará las funciones relativas a la planificación y formación del personal y a la revisión de procesos de la dirección general.

Últimas noticias