Economía

La Fundación IDIS diseña un plan de incentivos para garantizar la sostenibilidad de la sanidad pública

Servicio de urgencias de un centro hospitalario. (Foto: EFE)

La sanidad pública española necesita apostar por iniciativas que sirvan para garantizar su sostenibilidad a medio y largo plazo. En ese contexto, la Fundación IDIS (Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad) ha desarrollado el Plan PISE (Programa de Incentivos a la Sanidad Eficiente), que ahorraría al Estado entre 2.000 y 8.000 millones de euros.

El sistema sanitario español necesita medidas garantizar su sostenibilidad debido al incremento previsto del gasto en los próximos años, fruto del progresivo envejecimiento de la población y el aumento de la esperanza de vida. Un incremento que, según informes recientes, se estima entre 32.000 y 48.000 millones de euros de aquí a 2025.

Según el informe ‘Sanidad privada, aportando valor: Análisis de situación 2017‘, el sector asegurador de salud se acerca a los 10 millones de usuarios, mejorando el gasto público en un rango de entre 5.000 y 9.000 millones de euros anuales.  La Fundación IDIS estima que el Plan PISE podría incrementar entre un 5% y un 20% el número actual de pólizas de seguros médicos privados, lo que supondría un ahorro adicional de entre 2.000 y 8.000 millones de euros para el sistema público.

El Plan PISE supondría un doble beneficio para el sistema de salud. La idea es que, por un lado, se disminuya el consumo de recursos de la sanidad pública y se realice en el sector privado a través de una doble cobertura. De este modo, se conseguiría aliviar las listas de espera y rebajar la presión asistencial en el sistema público.

“El aumento de gasto es completamente insostenible para la Administración Pública, por eso urge encontrar fórmulas innovadoras de colaboración con la sanidad privada, que ya representa más del 30% del gasto sanitario nacional. El Plan PISE que proponemos sería el primer paso, y el menos costoso, para lograr una sanidad eficiente. El dinero que dejaría de percibir el Estado a través de esas desgravaciones, entre 35 y 110 euros, según % de deducción aplicado (5%-15%, por persona y año), sería muy inferior al ahorro de más de 500 euros por persona y año que supondría para la sanidad pública el acceso de estos nuevos usuarios a la sanidad privada”, explica Manuel Vilches, director general de la Fundación ISIS.

“Además, en ningún caso dejarían de contribuir con sus impuestos a financiar el Sistema Nacional de Salud, lo que supone un doble beneficio para el mismo”, apunta Vilches, que defiende que “esta propuesta no solo no deteriora ni empequeñece el sistema público de salud sino que lo fortalece y asegura para el futuro”.

Últimas noticias