Se medirá a Tsitsipas por un puesto en la final

Nadal sigue arrasando: fulmina a Tiafoe y se mete en semifinales del Open de Australia

Nadal
Nadal celebra su victoria en el Open de Australia. (Getty)

Rafael Nadal firmó el pase a las semifinales del Open de Australia tras imponerse a Frances Tiafoe en tres sets (6-3, 6-4, 6-2). El tenista español se medirá a Stefanos Tsitispas, verdugo de Federer y Bautista, por un puesto en la final.

Rafael Nadal está a dos partidos de conquistar su segundo Open de Australia. El tenista español sigue mostrándose como candidato a la victoria en el primer Grand Slam del año y se cobró una nueva víctima en el cuadro, Frances Tiafoe (6-3, 6-4, 6-2), al que derrotó en tres sets en una nueva demostración de solidez y exhuberancia física del número dos del mundo. Rafa no dio opción alguna a la sorpresa ante la revelación del torneo y ya espera a otra de las perlas del circuito, Stefanos Tsitsipas, por un puesto en la final en Melbourne.

Después de dos victorias de máxima importancia, Tiafoe se plantaba en la Rod Laver Arena dispuesto a desafiar a un imposible, vencer a un Nadal que en cuatro partidos ni siquiera había perdido un set en el Open de Australia. “Que se prepare”, dijo el joven norteamericano sin ninguna mala intención tras su pase a cuartos, en un mensaje dirigido a Nadal que se le iba a volver en contra.

La esperanza norteamericana pronto pudo comprobar que sus esperanzas no tenían demasiado que ver con la realidad. Siguiendo una estrategia que se ha convertido en marca registrada, Rafa rompió el servicio de Tiafoe en el primer turno de cada set, haciendo gala de una concentración sobresaliente que le permitió partir con un ventaja que supo administrar para no sufrir antes de firmar el pase a semifinales. Frances no estaba preparado para competir con un tenista del nivel de Nadal, a pesar de su casi imparable progresión.

Tiafoe representa un perfil de tenista que en más de una ocasión ha puesto en apuros a Nadal, con un juego basado en la aceleración de sus golpes y un físico que le permite aguantar largos intercambios en caso de que sea el rival el que domine el intercambio. Una de las claves del encuentro para Rafa residía en su agresividad para evitar ceder en todo momento la iniciativa, y a través del saque, el manacorense demostró que su cambio en la mecánica ya resulta un punto a favor de su juego en su primer torneo de la temporada.

Con sólo dos sets transcurridos, Nadal ya sumaba siete aces y un par de saques por encima de los 200 km/h. El juego del número dos del mundo no era tan brillante como en partidos pasados, sobre todo si se comparan los dos primeros sets frente a De Miñaur y Berdych, pero el saque hizo su trabajo para desarbolar la estrategia de un hiperactivo Tiafoe, que en más de una ocasión clamó al cielo al ver como los golpes de Nadal quedaban demasiado lejos de su alcance.

El tercer parcial volvió a ser un monólogo de Nadal. La habitual rotura del servicio dio comienzo a un set en el que Rafa se animó más de la cuenta para hacer disfrutar más si cabe al público presente en la Rod Laver Arena e irse a dormir cuanto antes con una plaza adjudicada para semifinales del Open de Australia.

Últimas noticias